Badabun te recomienda

3 pasos para identificar si te están dando buen servicio. Todos merecemos lo mejor

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


La crisis económica con la que vivimos ha provocado el cierre de muchos negocios, pero si somos honestos y observamos un poquito más allá, notaremos que no todo es culpa de la crisis. El servicio que brindan a los clientes tiene mucho que ver, tanto la labor de los empleados como la de los dueños del negocio. 



Es muy triste llegar a un establecimiento y ver que está sucio, mal presentado y que quien te atiende tiene una mala cara, además ver y sentir que hace todo de mala gana, recuerda que “de la vista nace el amor”. ¿Has visitado un lugar que te encanta pero el servicio hace que no regreses? Imagínate qué tan bueno sería si trataran mejor a sus clientes.

Es fácil darnos cuenta de las diferencias entre una persona que disfruta lo que hace y la que lo hace porque no tiene opción, debe trabajar en algo. Sin duda la actitud y la falta de entusiasmo es uno de los problemas más graves. 

Acaso ¿sabes identificar un buen o mal servicio? Quiero compartirte tres puntos que te ayudarán a evaluarle:


1.- Quien te atiende te saluda y por lo general, con una sonrisa en el rostro

Los primeros y los últimos 10 segundos son claves para crearse una imagen de la persona y del lugar, es crucial el recibimiento y la despedida. A veces somos recibidos con una cara de limón amargo o con formulismos como “Mucho gusto” pero una cara terrible, se nota el disgusto.

2.- La persona usa el contacto visual 

Eres atendido por alguien que te ve a los ojos, quizá está ocupado y no puede mantener la mirada pero lo hace en algún momento y eso demuestra atención.



3.- Quien te atiende usa frases amigables 

Algunos ejemplos son “con gusto”, “para servirle”, “ninguna molestia”. Te hace sentir bien recibido y confiado de que estás en un buen lugar, hasta es capaz de mejorar tu humor. 

Claro, no nada más se trata de recibir un bien servicio, también debemos pensar en lo que ocurre si nosotros somos quien lo brinda. No es complicado dar un buen servicio, simplemente debemos pensar en tratar a esa persona como un invitado, te recuerdo que “la cortesía es el inicio de la santidad”. ¡Hasta la próxima!

Recomendados
Recomendados