Badabun te recomienda

5 razones para siempre conservar la esperanza. Lo mejor está por venir

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO




Hay mil razones que nos podrían hacer creer que lo bueno no es para nosotros, pero la historia nos ha enseñado que quienes no se dieron por vencidos ante una adversidad, superaron más rápidamente la prueba y trascendieron.


La esperanza, las creencias, la expectativa y la fe son de cierta manera sinónimos y nos provocan una sensación de bienestar  simplemente al mencionarlas. 

La esperanza es el sentimiento que experimentamos cuando las cosas van mal y tenemos la certeza o el presentimiento de que puede mejorar. Es una actitud positiva para quien la practica. 

Durante varios días me di a la tarea de preguntar a más de 30 personas cuáles son las razones por las cuáles la gente pierde la esperanza.   Todas las respuestas las puedo resumir en dos: 



1.- Sienten que la vida les ha tratado mal

Es decir, no han recibido lo que creen que merecen.

2.- Escepticismo

No creen que lo bueno está destinado para ellos, no creen en los milagros ni en el poder de la atracción que ejercemos al pensar o desear algo. 

La falta de esperanza empobrece nuestra vida y nuestro espíritu pues no nos lleva a creer o crear soluciones para nuestras circunstancias actuales.

Tristemente escucho comentarios como “A ver qué pasa…” “Pues no puedo hacer nada…” “Ni modo, ya ni llorar es bueno…” cuando inclusive llorar es de gran beneficio para soltar esa emoción de dolor o tristeza y recuperar el ánimo para tomar decisiones llenas de esperanza. En la historia hay varios personajes que jamás se dieron por vencidos. 

Si eres una persona que habitualmente tiene poca esperanza, tal vez es el momento de hacer algo para aumentarla. Entre muchos, considero que estos son los grandes beneficios: 



1.- Te hará actuar 

Mueve nuestra creatividad pues la mente genera ideas para lograr nuestros objetivos.

2.- Tiene poder

Nos da una fuerza que puede impulsarnos a lograr lo que otros no pueden, nos genera una intención.

3.- Te hará más amistoso, positivo y amable

Se debe a que la esperanza se relaciona con sentimientos basados en amor. Pretendemos lograr lo que nos proponeos sin lastimar a otros, entendemos que el fin no justifica los medios.

4.- Brinda equilibrio emocional 

Ya que el ser humano es cuerpo, mente y espíritu, la esperanza nos recuerda el cuidado que debe haber en estas tres áreas para poder cumplir nuestras metas. De nada sirve desear tener salud si no cuidamos nuestro cuerpo. Imposible atraer lo bueno y lo mejor si no cambiamos nuestro patrón de pensamiento. El crecimiento espiritual siempre va de la mano en quienes fomentan fuertemente la esperanza en sus vidas.  

5.- Disminuye el estrés 

La esperanza brinda la sensación de que estas adversidades son temporales, por lo que mantendremos la paz y el buen ánimo, en pocas palabras nuestra tranquilidad. 

¡Que la esperanza no decaiga! ¡Ánimo, que lo bueno está por venir! Hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados