Badabun te recomienda

Aprende a decir adiós con dignidad. Tú eres lo más importante en tu vida…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


¿Por qué hay mujeres que soportan desprecio o indiferencia de quienes pensaron que era el amor de su vida? Peor aún, suplican atención, comprensión y amor aunque saben que no son correspondidas. Este grupo crece cada día y por eso quiero hablarte de cómo decir adiós con dignidad. 


El amor es como una planta, necesita atención, cuidado, necesita ser nutrido, alimentado día con día. Si no es apreciado, atendido, acrecentado, entran en escena esos fantasmas que hacen que la relación se deteriore en tal forma que la situación se vuelve irremediable. Esos fantasmas son la rutina, la indiferencia, la soberbia, la ira.

Para que el amor no se apague debe existir mucha comunicación y diálogo, todos lo sabemos pero pocos lo practicamos y quienes desisten, observan cómo su amor se va perdiendo.

Estamos llenos de actividades, a eso sumémosle los problemas que nos buscamos, el estrés…esos factores nos impiden dedicarle tiempo a la pareja,  ya no se intenta saber qué piensa, qué le gusta o le disgusta, qué sueños tiene y qué podemos hacer para verle feliz. 



Me sorprende darme cuenta y conocer a personas que a pesar de tantos desprecios e indiferencias, siguen creyendo que aún hay amor en quien demuestra lo contrario. Soy un convencido de que siempre hay que luchar por conservar la unión y no caer en la cultura de que todo es desechable, hasta las personas.

Soy partidario de que un matrimonio es para siempre y que el divorcio acarrea mucho sufrimiento a los involucrados. Entiendo que el divorcio es en ocasiones un mal necesario, una salida para quienes ya agotaron esfuerzos para mantener la relación y no lo lograron, pero esa salida conduce a situaciones más dolorosas y destructivas, sobre todo para los hijos.

Le escribo a esas mujeres que viven en constante sufrimiento por una relación llena de conflictos, sin armonía, paciencia, tolerancia y sobre todo, sin amor aunque ellas no pierdan la esperanza. El hombre, quizá por naturaleza se niega la responsabilidad de un adiós a tiempo, teme el estrés que causa una ruptura y en lugar de poner fin usa excusas como que se siente confundido, que la mujer no merece a alguien como él, que es él quien está mal y no ella…el punto es que evitan enfrentar la realidad de decir “lo que pasa, es que ya no te quiero, ya no siento amor por ti.” 

Las mujeres insisten en que no pueden vivir sin ellos, que los quieren mucho, que nadie los va a querer como ellas, pero ¿qué pasa con su dignidad, autoestima, amor propio? 

Lo correcto sería que las mujeres salven lo que se pueda de la relación, que usen su intuición para entender qué ocurre realmente. Aquí algunas recomendaciones que te ayudarán en esta situación : 

1.- Enfrenta la situación con serenidad y decisión

Me refiero a que si el hombre dice que está confundido, le des tiempo para pensar las cosas. Si ya que ha pasado ese lapso sigue sintiendo amor ya verán qué hacen, pero de lo contrario, agradece el amor y el tiempo que tuvieron, dile adiós y bendice su vida.



2.- Valórate

Quizá diga que eres una mujer maravillosa y ¿sabes? Tiene razón, aumenta tu autoestima. Eres amada por Dios y por ti misma, cuando él valore lo que está dejando quizá recapacite. 

3.- Cambia las lágrimas y reproches por seguridad e inteligencia. 

Lo primero no te ayudará a enmendar el rompimiento, lo segundo puede hacerle recapacitar. Permite que la serenidad sea tu última carta, los berrinches sólo apagarán más el amor. 

Recuerda que es mejor decir adiós a tiempo que sufrir heridas una y otra vez. Prolongar la despedida puede llevar a malos tratos, infidelidades y otros conflictos, como decía Gabriel García Márquez, “no llores porque terminó, sonríe porque sucedió”. Estoy seguro que tienes todo para ser feliz, la única persona que importa para lograrlo eres tú, ánimo. Hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados