Badabun te recomienda

CUIDADO: ¿Cómo saber si esa amistad está arruinando tu vida? Aléjate, estás a tiempo.

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Ya he mencionado anteriormente que las amistades que acercamos a nuestra vida influyen mucho en nuestro carácter y en nuestro comportamiento pero ¿qué ocurre cuando esas personas nos lastiman o nos provocan conflictos? Hoy quiero hablarte de cómo identificar a las malas amistades para que puedas protegerte de ellas. 


El afecto de nuestros amigos, su cercanía e interés por todo lo que hacemos pueden favorecer nuestro crecimiento o provocarnos inestabilidad y daño, estos últimos son las amistades peligrosas a las que me refiero.

Estos individuos afectan nuestra vida con actitudes y pensamientos negativos o destructivos, implican problemas y hasta llegan a convertirse en “vampiros emocionales”, se alimentan de nuestra energía, destruyen nuestros sueños y hasta pueden provocarnos pesadillas. 



Podemos encontrar infinidad de tipos de amistades tóxicas como los chismosos, los quejumbrosos, los criticones, los amargados, los pesimistas y más,  pero hoy te voy a compartir, los que a mi ver, son los que más daño te pueden hacer, son de los que te tienes que cuidar porque son de verdadero peligro en tu vida:

1.- El envidioso

Es aquél (o aquella) que compite contigo en todo, relaciones personales, trabajo, escuela, posesiones. No se alegra por tus éxitos, los menosprecia y te tiene celos.

2.- El burlón 

Usa el sarcasmo constantemente y se burla de ti Recuerda que “entre broma y broma la verdad se asoma”. 

3.- El cizañoso

Es imposible confiar en esta persona, no guarda tus secretos y hasta te evidencia frente a los demás. Se esmera en mostrar lo peor de ti y disfruta el crearte enemistades. 

4.- El manipulador

Te presiona o te lleva a hacer cosas que no debes o no quieres. 

5.- El agresivo 

Te agrede verbal, física o psicológicamente, te menosprecia.

El tiempo no se puede regresar y la influencia de quienes nos rodean nos marcan para bien o para mal; lo que sí podemos hacer es recordar que hay factores que ciegan e impiden poner límites a este tipo de relaciones nocivas: 



1.- Por el temor a quedarse solo, 
2.- Por la necesidad de sentirse aceptados y valorados, “parte de”, 
3.- Por su incapacidad de decir no.

Si has identificado a alguien que se dice tu “amigo” pero no te hace bien, lo mejor será cambiar el tipo de relación o definitivamente, alejarte de esa persona.

¿Qué puedes hacer?

1.- Comunícate de forma efectiva

Conversa honestamente con esa persona, exprésale cómo te hace sentir, dile lo que te molesta y hazle entender que con su comportamiento sólo logrará que se alejen

2.- Pon límites

Di “no” a sus exigencias y mantente firme en tu respuesta.

3.- Aléjate

Si esa persona no cambia su actitud y continúa siendo dañino para tu vida, esta será la única opción. Si lo quieres hacer lentamente, empieza a no contestar sus llamadas o dile que estás ocupado.

Recuerda que nadie, absolutamente nadie puede hacerte la vida difícil a menos que tú lo autorices. Recuerda que esos tipos de personas tienen problemas propios sin resolver, pero ni son tuyos ni tienes que sufrir las consecuencias, además no puedes ayudar a quien no acepta sus conflictos. Protégete de ellos y escoge amigos y relaciones que te apoyen, te respeten, te nutran y no amenacen tu estabilidad emocional, ánimo. Hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados