Badabun te recomienda

Estas son las 2 únicas cosas que necesitas para cumplir tus sueños. Aún estás a tiempo

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


¿Alguna vez te has preguntando por qué algunas personas cumplen lo que se proponen y otras se quedan en el camino? Hoy quiero hablarte de la fuerza de voluntad y la motivación, los motores que pondrán en marcha tu vida.


Entiendo y acepto que la fuerza de voluntad, unida al talento, puede lograr hasta lo que creemos imposible, pero no siempre. Conozco gente muy capaz, con muchas ganas de hacer algo que considera importante, pero no logra nada.  Y conozco gente con menos habilidades y poco talento que llega a lo que se propone. 



Esto me ha llevado a una pregunta que seguro te has hecho ¿qué es más fuerte? ¿La voluntad o la motivación? No son lo mismo. Hay quienes tienen mucha voluntad, pero no saben exactamente qué es lo que quieren. En sí, la fuerza de voluntad no es la que hace que logremos lo que queremos, se trata de otros dos factores a los que en ocasiones no les damos importancia.

Darren Hardy escribió el libro “ El efecto compuesto” y ahí descubrí la importancia de tener una motivación clara para lograr nuestros objetivos. El autor recalca que debemos de tener los objetivos claros, estos nos motivarán y debemos acompañarles por hábitos que nos ayuden a consolidar esas metas. 

Con suficiente práctica y repetición cualquier comportamiento, bueno o malo, se convierte en automático después de un tiempo y por lo tanto nos lleva a cierto objetivo. Pero también es fundamental tener una motivación clara para que la voluntad siga presente. 

El ejemplo que el autor compartió se me hizo sumamente interesante:  Si pusiera un tablón de 25 centímetros de ancho y nueve metros de largo y te dijera: “Si caminas por el tablón de un extremo a otro te doy 20 dólares” ¿Lo harías? Por supuesto que sí, ya que es una forma muy sencilla de ganar dinero.  Pero si utilizara ese mismo tablón para crear un puente entre dos edificios de 100 pisos ¿aceptarías hacerlo por los mismos veinte dólares?  Tendrías que estar muy necesitado para aceptar esa cantidad por tan grande riesgo; la motivación no es suficiente. 

Pero si tu hijo se encontrara en el edificio de enfrente y ese edificio estuviera en llamas, te aseguro que caminarías hasta el otro extremo del tablón sin pensarlo dos veces y te olvidarías de los veinte dólares.   Éste es el claro ejemplo de cómo una motivación puede llevarnos a la acción y lograr lo que deseamos. 



La clave es tener una motivación a mediano o corto plazo pero también comprometernos con ella y entonces sí, aparecerá la fuerza de voluntad. La motivación puede ser algo que no deseas o aborreces, por no decir que odias.  Odiaría tener que depender de alguien o algo para todo. Te aseguro que eso que no deseas te puede motivar fuertemente a lograr lo que te propones. 

Si fumas, imagínate depender en tu tercera edad de un aparato de oxígeno para poder respirar y tener que cargar con el tanque para cualquier lado que vayas. ¿Te motiva eso a dejar tan lamentable vicio? 

Las motivaciones que tenemos en lo más profundo de nuestro corazón son lo que mueve la voluntad y si a todo esto le agregamos hábitos constantes saludables, nuestra vida cambiará radicalmente. 

Los propósitos de año nuevo, el sueño que has tenido toda la vida, tu bienestar y el de tu familia, todo es posible si lo crees, ahora sabes cómo lograrlo. Ánimo, hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados