Badabun te recomienda

Estas son las 5 cosas que NO te permiten ser feliz. Mira cómo desecharlas de tu vida…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


La vida actual nos hace ir de un lado a otro, estamos acelerados, estresados y quisiéramos tener más de 24 horas en el día para poder cumplir con todo lo que tenemos pendiente. Es justo en ese ajetreo donde aparecen los ladrones de felicidad y hoy quiero compartirte las mejores estrategias para combatirlos. 


Los ladrones de felicidad nos dañarán continua e irremediablemente hasta llevarnos a la destrucción pero todo depende de tomar la decisión correcta.

Muchas personas creen que la felicidad es algo externo, que viene de afuera hacia adentro y que son las cosas que nos pasan o las personas que nos rodean quienes nos harán felices. La realidad es que mientras no cambiemos esa manera de pensar, la felicidad estará muy lejos. 

El hábito de creernos siempre víctimas,  nos roba constantemente los momentos de  felicidad que pudiéramos disfrutar. Sacar a relucir constantemente las heridas del pasado y recordar continuamente a los villanos que nos hirieron, hace que la felicidad se esfume. 

Independientemente del Egoísmo, el enojo, la envidia, la tristeza y el miedo que son también causantes de gran parte de nuestra desdicha hoy quiero compartirte otros ladrones que nos roban la felicidad: 



1.- Quejarse

Compadecerse de uno mismo, tratar de dar lástima, hacerse el mártir quejándose de lo mal que lo trata la vida o creer que se viene a servir a los demás a costa de la felicidad propia, terminando el día con un sentimiento de vacío y cansancio, esto sólo hace que nuestros seres queridos sean dependientes de nosotros y que no maduren. 

Este patrón puede convertirse en un estilo de vida, nos hace enfocarnos en lo que no tenemos y olvidamos apreciar lo que sí tenemos. El ciclo continúa cuando nos relacionamos con gente igual de negativa, seguimos quejándonos por todo y de todos. 

2.- Echar la culpa a algo o alguien 

Uy, nos sobran las excusas y somos buenos para culpar a otros, así justificamos la falta de alegría y estabilidad que sentimos. Esto sólo nos debilita y nos impide lidiar con la situación que estamos canalizando a otros. Evadimos nuestra responsabilidad y nos sentimos víctimas de la situación, permitimos que la felicidad nos abandone.

Qué verdad es lo que escribió Carol Kline: “El 80% de lo que nos sucede, en algo tuvimos que haber participado. Sólo el 20% son circunstancias ajenas a nosotros, y que desafortunadamente no podemos evitar”.  Recuerda: te quitas poder para solucionar una situación, si lo que haces es echar la culpa a los demás por lo que te sucede.

3.- Avergonzarse 

Cuando nos culpamos y nos avergonzamos de lo que nos ha ocurrido, tratamos de cortar el dolor o de enterrar esos sentimientos en lo más profundo de nuestro ser. Esto desgasta nuestra energía y bloquea la felicidad. Sí, es sano enmendar los errores pero es mejor cuando evitamos el hábito de sentirnos eternamente avergonzados por un error que como humanos que somos cometimos. Pide perdón a quien sea necesario, perdónate, aprende de la situación y evita caer en el mismo error. 



4.- Exceso de estrés

Estamos acelerados todo el tiempo, queremos cumplir con todos y sentir que nos comemos el mundo. La verdad es que llega un momento donde el tiempo lo resiente y las consecuencias pueden ser terribles. Haz tiempo para disfrutar tu camino, los detalles, los momentos…esos son considerados momentos felices. El estrés se da cuando nos enfocamos en “tener” y se nos olvida disfrutar el “ser”. 

5.- Pensamientos negativos

Es toda esa basura mental que nos desmotiva y nos desalienta. ¿No te parece una pérdida de tiempo y energía pensar en algo que no ha ocurrido y por lo cual nos atormentamos por adelantado? Nutre tu mente con pensamientos positivos, practícalo y encontrarás más fácilmente la felicidad. Recuerda que un pensamiento ocasiona una acción. Analiza las consecuencias de tus pensamientos negativos, el cómo han hecho que te quejes y todo lo que lograste ¡nada! Trata de aprender algo de lo que te ocurrió y sigue tu camino, lo encontrarás más fácil.

Epicteto, filosofo griego, escribió: “Lo que en verdad nos espanta y nos desalienta no son los acontecimientos exteriores por sí mismos, sino la manera en que pensamos acerca de ellos”. No te conviertas en tu propio enemigo, la felicidad es tuya y sólo es cuestión de que la tomes, ánimo. Hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados