Badabun te recomienda

Evita estas 3 cosas en Navidad y mejor agrega estos ingredientes a tu vida…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO





Cómo recuerdo aquella película protagonizada por Jim Carrey proyectada en el año 2000 llamada El Grinch. ¿Sabes cuál es? De historia infantil, pasó a una película animada y después hicieron esta versión. La temática era relacionada con una enigmática criatura que vivía en lo alto de una montaña y desde ahí observaba a los residentes de una pequeña comunidad a quienes odiaba por ser tan felices y  un día decide robarles la Navidad ¿has conocido a alguien así?


No olvido la amargura que el grotesco y a la vez gracioso personaje transmitía y la forma como se proponía hacer que la Navidad no tuviera el sentido que tiene. Su amargura era una manifestación de una infancia difícil y del poco gusto que tenía por las relaciones humanas. 



Yo sé que el hacer la comparación del Grinch con muchas personas que tú y yo conocemos no es tan difícil.  Esos personajes que interactúan en la película de nuestra vida y que en muchas ocasiones tienen actitudes que van en contra de lo que es o debería de ser la Navidad. 

Esta época me encanta porque escuchamos buenos deseos y bendiciones por casi todos lados. A nuestros seres queridos les deseamos una Feliz Navidad, pero también es la época donde salen personajes que amargan la época con su presencia y su actuar ¿cuántos te has topado? 

Hoy quiero compartirte las que en mi parecer, son las actitudes de un “Grinch de la Navidad” : 

1.- Quejas continuas 

Por todo y de todo, por el precio de las cosas, el tráfico que se produce, el frío…ya te imaginarás. El quejarse es un hábito nefasto que afecta nuestra energía y la de los demás, estanca la alegría del momento. 

2.- Evitan el espíritu Navideño

Aseguran que Navidad es sólo un día comercial, un pretexto para gastar y evitan todo lo relacionado a regalos y decoración. Insisten en que los buenos deseos y las bendiciones que brillan en esta época sólo es hipocresía disfrazada. No van a las posadas, critican los regalos y ni se diga de los intercambios. Si no pudieron faltar a algún evento, pasan el tiempo con una mala cara y criticando todo del evento.



3.- Florecen agravios y rencores

Creen que es el mejor momento para abrir el baúl de los rencores y ofensas, se victimizan ante quienes según ellos, no supieron valorar su bondad. No son prudentes ni pacientes, reclaman a quienes les lastimaron en las reuniones o la cena navideña. Es probable que lloren por todos esos sentimientos que llevan guardados. 

Recuerda que la Navidad es para renacer a lo bueno, a la esperanza. No seas un Grinch y ten en mente tres ingredientes fundamentales de esta temporada : el amor, la alegría y el perdón. 

Ánimo, hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados