Badabun te recomienda

Las apariencias engañan. Considera esto antes de tomar cualquier decisión

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Es fácil juzgar o emitir una opinión cuando presenciamos situaciones que están fuera de nuestro control, especialmente si los involucrados actúan diferente a lo que esperamos ¿A caso nos engañaron las apariencias? Hoy quiero compartir contigo las estrategias para no caer en estos juicios equivocados. 


Muchas personas juzgan sin saber lo que ocurrió realmente, esto nos lleva a conclusiones equivocadas y a sentir que somos dueños de la verdad. Personalmente me he sorprendido mucho con este tema, nos convertimos en jueces en base a lo que vemos en el primer contacto, somos duros con lo que no consideramos normal.

Es por eso que quiero compartirte cinco acciones que considero básicas antes de emitir un juicio para no tomar decisiones de las que podríamos arrepentirnos : 



1.- Analiza los hechos

No te bases en lo primero que veas o creas, verifica los detalles para tratar de entender a los involucrados. Recuerda que “el que pregunta dirige”, las preguntas correctas ayudarán a entender todo.

2.- Controla tus emociones negativas

No podemos escudarnos en afirmaciones como que así somos o que simplemente estamos diciendo lo que pasa por nuestra mente, ese es el error, no pensar antes de actuar. Respira profundamente, inhala, exhala, controla lo más que puedas de la ira que surge en el momento. Recuerda que en cualquier situación hay tres verdades: tu verdad, mi verdad y la verdad. 

3.- La gente generalmente actúa con buena intención

Descúbrela antes de juzgarle. Si no encuentras nada bueno, intenta controlarte y no juzgues, recuerda que detrás de una persona difícil hay una historia difícil. No por eso vas a justificar lo que hizo pero sí entenderás el porqué. 



4.- Recuerda que el que se enoja pierde

Quienes se desesperan, se enfurecen, quieren imponer su voluntad, los que corrigen, se convierten en los villanos de la situación. 

5.- Somos seres de amor

Y por esto debemos buscar la armonía y el respeto en la medida de lo posible dentro de cualquier controversia. 

Pensemos muy bien antes de juzgar las acciones de los demás. Podemos equivocarnos fácilmente. Recuerda que una persona puede olvidar lo que le digas, pero nunca olvidará cómo la hiciste sentir. Si cometiste algún error discúlpate, permite que tanto tú como la persona afectada sigan con su vida en paz, ánimo. Hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados