Badabun te recomienda

Mira qué hacer cuando tu hijo adolescente ya no quiere estudiar. Te necesita más de lo que crees…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


La adolescencia de los hijos es una de las épocas más difíciles tanto para ellos como para nosotros en nuestra labor de padres. Aquí me he encontrado con varios casos de jóvenes que ya no quieren estudiar y sus padres sufren al respecto. Hoy quiero compartirte algunas sugerencias para enfrentar este peculiar conflicto que pone en duda su futuro. 


Lo primero es partir del hecho de que la adolescencia es una época de muchos cambios biológicos y emocionales, todo es difícil y por eso algunos jóvenes sienten inquietudes y dudas sobre su futuro, algunos llegan a creer que de nada les sirve seguir en la escuela. La buena noticia es que en la gran mayoría de los casos es algo temporal.

Hay dos variantes principales que llevan a los hijos a decidir que ya no quieren estudiar :

1.- Para trabajar. 

2.- Para no hacer nada, como dicen por ahí, estar de “NINI” (ni estudia, ni trabaja). 

En el 2013 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reveló que más de 7 millones de personas entre los 15 y 29 años son “ninis” ¿te imaginas la diferencia que harían a nivel global si estudiaran o trabajaran?

Ahora, quiero compartirte los principales motivos que tu hijo puede tener para alejarse del estudio :



1.- Problemas con sus compañeros o maestros

Me refiero a casos de acoso o intimidación. 

2.- Dificultades para el aprendizaje

3.- Problemas emocionales

Estos se originan por cambios en su vida, algunos ejemplos son el divorcio de los padres o la pérdida de un ser querido.

4.- Problemas físicos

Si tu hijo siente cansancio crónico, podría tratarse de una enfermedad no detectada, habrá que visitar al médico.

5.- Problemas financieros

6.- Elección equivocada de carrera

7.- Necesidad de independencia

Para tu hijo quizá el seguir estudiando implica que seguirá dependiendo de sus padres y como el adolescente que es, lo que más anhela es su libertad.

8.- Simplemente porque no le da la gana, por flojo.

Aquí te recomendaría vigilar los amigos que tiene, pudiera ser que lo están influenciando. 

Y entonces ¿cómo podemos motivarlos? Como mencioné anteriormente, en muchos casos este problema es temporal, estos son los pasos a seguir para volver a animarlo : 



1.- Escúchalo

Mantén la calma, ponle atención, no lo interrumpas y trata de ponerte en sus zapatos, al encontrar las causas por las que no quiere estudiar podrán encontrar una solución juntos.

2.- Hablen de sus metas

Proyectos, expectativas, la idea es saber qué le gusta y cómo se ve el día de mañana, si se siente confiado en dejar la escuela ¿cuál es el plan de vida que tiene?

3.- Sé un aliado, no un enemigo

Involúcrate más, interésate por sus gustos, actividades y amistades, incluso pareja si la tiene. 

4.- Muéstrale la realidad

Muchos jóvenes creen que dejar la escuela es la mejor opción pero antes de eso, es importante que conozcan lo que les espera. Hablen con familiares o amigos que se hayan arrepentido de dejar de estudiar, que les compartan su experiencia para que entiendan por qué no es la mejor opción. A veces los jóvenes ponen más atención a los consejos de fuera que a los de sus padres. 

5.- Consulten a un profesional

Un psicólogo o un orientador vocacional podrá ayudarles mucho. 

Si nada de lo anterior funciona, no obligues ni presiones a tu hijo porque sólo lograrás que repruebe y que lo que inviertas en su educación sea un gasto inútil.

No todos los jóvenes tienen la oportunidad de estudiar pero si tu hijo no quiere aprovecharla, no lo apoyes económicamente, si quiere estar fuera de la escuela que trabaje y se mantenga solo, que asuma las consecuencias de sus actos. 

Sé que ese consejo suena duro pero por amor es lo mejor que podemos hacer, ánimo. Hasta la próxima. 

Recomendados
Recomendados