Badabun te recomienda

Tan cerca y a la vez tan lejos. Mira cómo la distancia emocional está destruyendo tu vida

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO



“No hay dolor más grande que tenerte tan cerca y sentirte tan lejos”

Todos los días pongo en mis redes sociales una frase para la gente que me hace el honor de seguirme y precisamente con la que inicio éste artículo fue inspirada por varias situaciones que hoy quiero compartir contigo.


No suelo caminar y platicar, cuando lo hago es por ejercicio y como compañía elijo música o algún audiolibro. Recientemente pensé en una variante, invitar a mi hija para platicar de temas que consideraba importantes, está enamorada y ya sabrás que los celos de padre en ocasiones nos hacen actuar de manera poco prudente o inesperada por creer ilusamente que todavía sigue siendo una niña. 



No me imaginé que con 40 minutos caminando en un parque tranquilo podría beneficiar y unirnos tanto. No se si fue porque no nos veíamos a los ojos que fluyó mas fácilmente la conversación y me ayudó a decir todo lo que sentía. Probablemente fue la temperatura tan agradable que se percibía o simplemente la disposición que manifestamos los dos. 

Al estar caminando en esa pista del parque que se encuentra frente a mi casa, observé como dos personas se la pasaron todo ese tiempo sentados en una banca con sus teléfonos celulares. Durante las casi 7 vueltas que dimos y al pasar a su lado, en ningún momento escuché o vi que platicaran, estaban “Tan cerca y tan lejos”.

La segunda razón que tuve para compartir contigo éste mensaje se debe a la sensación que de repente percibimos en personas que difícilmente expresan lo que sienten. Por motivos diversos, su temperamento, su pasado o simplemente por convicción, no comparten a tiempo su malestar o las diferencias y dejan que el tiempo y los silencios prolongados aniquilen los sentimientos de aprecio o amor. La cercanía de cuerpo es tangible pero la lejanía se percibe. 

En algunas de mis conferencias he compartido esta dinámica:  Presento al público una hoja de papel. Les pregunto ¿Me pueden describir cómo es esta hoja? Las respuestas inician en forma espontánea: Blanca, frágil, lisa, limpia.  Y añado: así es el amor de la gente. Pero cuando dejamos que los silencios perduren y no solucionamos a tiempo las diferencias, la hoja se arruga. Si añadimos arranques de agresividad la hoja se vuelve a arrugar una y otra vez. Y si la rutina y la indiferencia persisten, llega un momento en que las arrugas de esa hoja son tantas y tan marcadas que por más que deseemos quitar las arrugas y buscar que la hoja sea como antes es prácticamente imposible. 

¿Cuáles son las situaciones más comunes del “tan cerca y tan lejos”? 

1. Con nuestros hijos

Se da cuando no nos involucramos en su mundo, nos justificamos diciendo que es una etapa difícil pero no dialogamos, los sermoneamos, hasta les gritamos para obligarlos a que nos escuchen. Lo que sigue es evitar la culpabilidad por medio de sustituciones con cosas materiales. 

2.- Con Dios

Sólo lo buscamos cuando enfrentamos un problema, no cuando todo marcha bien. Somos buenos para pedir pero no agradecemos y quizá olvidamos hacerlo parte de los momentos que vivimos, hasta lo sentimos lejos cuando jamás nos abandona. 



3.- De nosotros mismos

Ocurre cuando nos perdemos en montones de trabajo, ruido, preocupaciones, nos hacemos imposible el tener un momento de soledad para agradecer por nuestro cuerpo y nuestra mente. 

Un día un maestro preguntó a sus discípulos lo siguiente: ¿Por qué la gente se grita cuando está enojada? Los discípulos pensaron unos momentos:- Porque perdemos la calma, -dijeron. Pero, ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado?, preguntó el maestro. ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado? Los discípulos dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al maestro. Finalmente él explicó: Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia. 

Luego el maestro preguntó:- ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente, ¿por qué? Porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña. El maestro continuó: -Cuando se enamoran aún más, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor. Finalmente, no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo.

Así es cuando están cerca dos personas que se aman. Luego el maestro dijo: -Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, porque llegará un día en que la distancia sea tan grande, que no encontrarán de nuevo el camino de regreso. “Tan cerca y tan lejos”.

¿Qué tan lejos o tan cerca estás de ti y de tus seres queridos? Quizá es momento de cortar distancias, ánimo. Hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados