Badabun te recomienda

3 cosas que podrían provocarte un infarto y no tenías idea. Cuida de ti y de tu familia

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO

Hoy nos encontramos en una época donde las afecciones cardíacas se encuentran a la orden del día; hemos visto casos increíbles donde gente cada vez más joven sufre a causa de ataques al corazón a pesar de que días antes su salud parecía estar en óptimas condiciones. Estos casos no son aislados, pues existen diversos factores que hacen a una persona más propensa a sufrir un infarto y ésto lo ha indicado precisamente el Dr. Joel H. Kahn, quien ha revelado información muy interesante en un artículo que publicó tiempo atrás. 


Esta información vino a mi mente un día que me encontraba esperando en el aeropuerto, donde escuché a dos amigos hablar entre sí sobre un trágico evento que había ocurrido en su círculo social: “¡No puede ser!¡Pero si ayer lo vi y estaba muy contento! Es más, me dijo: ¨Cumplo años la próxima semana y voy a hacer reunión en casa; espero puedas acompañarme¨ Y mira, ahora ya no está. No puede ser…” Por un momento ambos se quedaron callados, compartiendo un silencio lleno de reflexión, como si quisieran recordar algo, después uno de los dos agregó “No puede ser que haya muerto de un infarto, si él de lo único que se enfermaba era de gripe” 



Fue entonces cuando vino a mi mente el artículo mencionado por parte del respetable especialista, el Dr Joel K. Kahn, y quien gracias a su experiencia de más de 25 años como cardiólogo nos trae datos bastante interesantes acerca del cuidado de uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, pues aunque no lo crean, incluso una gripe puede afectar el funcionamiento del corazón. 

Debemos cuidar de nuestro corazón, pues aunque sabemos que existen factores de riesgo como el colesterol alto, la diabetes y la hipertensión arterial los cuales aumentan significativamente los riesgos de sufrir ataques cardíacos, hay otro tipo de situaciones que también son un agravante para la salud de éste órgano. Hay que tomar en cuenta los siguientes agentes de riesgo: 

La muerte de un ser querido

Una situación estresante puede dañar al corazón de una manera inimaginable. Tal vez hayas sido testigo o alguien conocido te ha contado algún caso donde fallece una persona de la tercera edad y a los pocos días o meses su pareja pierde la vida, suena para algunos inclusive romántico, ya que muchos expresan “no pudo vivir sin él o ella, por eso decidió irse” Sin embargo la realidad es mucho más cruda, ya que se realizó un estudio en Estados Unidos con miles de personas que habían sido ya víctimas de un infarto, en dicha investigación se demostró que la pérdida de un familiar o amigo cercano aumentó la posibilidad de padecer un segundo infarto. Un dato sumamente alarmante. 



Desastres Naturales

Hemos visto cientos de desastres naturales donde las víctimas que logran sobrevivir se han quedado en la ruina, solos, desesperados y han perdido todas sus pertenencias. Algunos han recurrido a quitarse la vida con tal de evitar el sufrimiento, sin embargo se demostró que tras el terremoto de 8.9 grados Richter y el tsunami ocasionado por el mismo que sacudió a Japón en el año 2011, la incidencia de infartos entre los sobrevivientes de la tragedia se triplicó, pues los hombres y mujeres que sufren tristeza o depresión crónica son más propensos a sufrir estos ataques. 

Ataque de gripe

Parece mentira que una afección aparentemente tan simple como una gripe pueda afectar tanto nuestro sistema, sin embargo, como menciona el Dr. Kahn, la razón por la cual esta enfermedad daña tanto nuestro corazón recae entre otras cosas en el agotamiento extremo que ésta causa, además de los dolores musculares, de garganta y la secreción nasal generada. Pero eso no es todo, ya que el virus de la gripe común no solamente es capaz de cuadruplicar el riesgo de sufrir afecciones cardíacas, puede también desencadenar una respuesta inflamatoria que daña las arterias, incluyendo las que abastecen sangre a las paredes del corazón. También la deshidratación causada por esta enfermedad vuelve la sangre mucho más espesa debido a la falta de líquidos, lo cual puede formar coágulos; pero lo más grave ocurre cuando hay cuadros de fiebre, ya que se  eleva la frecuencia cardíaca y hace que el corazón trabaje más rápido. Sin duda todo ésto puede ocasionar un colapso en el sistema circulatorio a causa de un infarto. 

Durante algún tiempo receté a mis pacientes tomar aspirina cuando padecían gripe, ya que ésta pastilla ayuda a evitar la coagulación de la sangre. 

No cabe duda que conocer las debilidades de nuestro cuerpo puede ayudarnos a prevenir desgracias y riesgos a nuestra salud, toma las precauciones necesarias para evitar que tú o alguien de tu familia sufra un terrible ataque al corazón. No olvides hacer tus chequeos periódicamente, ejercitarte con regularidad y cuidar tu alimentación, ésto ayudará a tu sistema a estar en óptimo estado y reducir esta mortal posibilidad.

Recomendados
Recomendados