Badabun te recomienda

4 consejos para convertirte en una persona más tolerante. Tus hijos crecerán más felices

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


¿Qué prefieres? ¿Tener la razón o ser feliz? Un día me hicieron esta pregunta y me impactó muchísimo pues me hizo pensar en todas las cosas que me habían salido mal por querer hacer mi voluntad, me hizo recapacitar en mi nivel de tolerancia y cómo esto afectaba la relación con las personas que formaban parte de mi entorno. Hoy quiero compartir contigo este tema, pues se trata de una virtud es clave para alcanzar el éxito y la felicidad.


De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, tolerar significa “sufrir, llevar con paciencia. Permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente. Respetar las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”.  El Lic. Víctor Villa me decía que ser tolerante puede implicar un disgusto emocional por no poder llegar a un acuerdo, o como dice la expresión “El que calla otorga” y estoy de acuerdo,  ya que desafortunadamente la línea entre la tolerancia y la sumisión es sumamente delgada si no se tiene el conocimiento, la actitud o la autoestima necesaria para enfrentar las injusticias en las cuales muchas veces nos vemos involucrados.  



El entender el valor de la tolerancia y practicarla saludablemente, es algo que nos hará detonar otros valores universales. Me recuerda la frase que compartí contigo al inicio del texto, un día la escuché como consejo al desahogarme con quien pacientemente me escuchó lamentarme por lo mal que me sentía después de una acalorada discusión que tuve con una persona de esas que gozan, disfrutan, se deleitan al discutir por todo y por nada, me dijo: César, no dejes que nada ni nadie modifique a su antojo tu equilibrio emocional. “Qué prefieres, ¿tener la razón o ser feliz?” Benditas palabras que sigo recordando hasta la fecha y que me han ayudado a aplicar la tolerancia y prudencia en muchos momentos similares en mi vida. 

En las discusiones en pareja la tolerancia juega un papel fundamental cuando uno de los dos reacciona y evita que la crisis o el círculo del enojo tome más fuerza, aquí algunos ejemplos:  

“Estamos levantándonos la voz. Se me hace que estamos haciendo muy grande esta situación. Si quieres lo hablamos más tarde.” 

“Por lo visto ninguno de los dos va a ceder. Creo que lo ideal es tiempo fuera para pensarlo mejor los dos”.

¡Imagínate la cantidad de broncas que nos hubiéramos evitado!  Contestar de esa manera es aplicar la paciencia, el amor, la responsabilidad, la bondad, la prudencia, además de fomentar la paz, la cordura y más virtudes que simultáneamente actúan. El tomar ese tiempo para calmarnos nos acercará a las posibles soluciones.

Para que tu tolerancia se fortalezca y brille ante cualquier circunstancia, te comparto las siguientes recomendaciones : 



1.- Recuerda que no podemos controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor, las circunstancias y las personas cambian de un momento a otro y el ir en contra de la corriente genera mucho estrés y ansiedad. Hay ocasiones donde es mejor dejar que las cosas fluyan en lugar de engancharnos. 

2.- Tómate un “tiempo fuera”. Es una expresión que se utiliza en el deporte cuando alguien necesita ajustarse, nivelarse o reivindicarse ante lo inesperado. Estos minutos pueden ser la clave para calmar emociones como el coraje o el resentimiento. 

Decir a tiempo: déjame pensarlo,  sin caer en la indiferencia; necesitamos calmarnos, sin olvidar los argumentos; vamos a hablarlo después porque estamos muy alterados, puede ser la gran diferencia. No olvides, la máxima prueba de madurez es mantener la calma cuando todos están alterados. 

3.- La tolerancia te hará evitar un sinfín de problemas basados en la imprudencia y los excesos de sinceridad. Me refiero a esas ocasiones donde decimos lo que sentimos y hablamos de más. Por creer que somos excesivamente sinceros y aborrecemos la hipocresía podemos hablar lo que no debemos y tomarnos atribuciones que nadie nos encomendó, como lo es decirle sus verdades a la gente. 

4.- Reducirá tus problemas laborales, especialmente en esos casos donde tus superiores son imprudentes o injustos cuando no se cumplen los objetivos que habían determinado. Estos arranques pueden dañar mucho el ambiente laboral, dejar secuelas. Lo mejor es aplicar la tolerancia y el silencio oportuno.

Tolerancia no es aceptar injusticias, es aplicar inteligentemente tu respuesta ante lo que sucede y evitar dar rienda suelta a todo lo que piensas, imaginas, concluyes o intuyes. Tolerancia es llevar con paciencia y dejar que fluya lo que no importa o lo que no puedes controlar de  inmediato. 

Confío en que estas herramientas te ayudarán a reducir tu estrés y a lograr mejores resultados en todos los aspectos de tu vida. Ánimo, hasta la próxima. 

Recomendados
Recomendados