Badabun te recomienda

4 preguntas que debes hacerte para mejorar tu vida. Empieza ahora mismo…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Nos han enseñado toda la vida a estar alejados de las situaciones que nos causen daño o temor, a mantenernos fuertes y no caer en las adicciones de sustancias que envenenan el cuerpo y echan a perder la mente, sin embargo, no todas las adicciones son motivadas por químicos, muchas veces nos volvemos dependientes de pensamientos negativos y hoy en día enfrentamos un nuevo vicio: la sociedad se ha vuelto adicta a la infelicidad y al sufrimiento. ¿Has notado que alguien cercano a ti se queja constantemente de todo lo que le ocurre? O muchas veces somos víctimas de nuestros propios pensamientos pesimistas y terribles, armando historias en la cabeza, asumiendo que por obra del destino todo lo que se ha pensado se hará realidad. 


Este sabotaje suele ser inconsciente, pero es sumamente destructivo, pues la mente se frustra con la idea de saberse impotente ante el peligro o lo que ocurrirá, manifestándose en forma de enojo y miedo. Hasta cierto punto es entendible encontrarnos ante una situación así, ya que los niveles de estrés que se manejan hoy en día son sumamente exagerados, agregando también otros factores que nublan la felicidad de cualquiera como las relaciones fallidas, un estilo de vida poco saludable, la alienación causada por las redes sociales y lo impersonal de las comunicaciones hoy en día. Sin duda todo esto contribuye a generar dudas en la sociedad y ha desequilibrado la manera de vivir de la mayoría de las personas. 



Algo que también se ha dado a raíz de dicha problemática es una obsesión por cambiar el pasado que no resulta nada saludable para la mente, y evoca problemas de aceptación, la asertividad se está perdiendo y cada vez se engrandece la infelicidad ¿Qué hacer para no perderse en esa aparente tempestad de drama y dolor que nos aqueja diariamente?

Permíteme compartir contigo una experiencia que me ha servido muchísimo para no caer en este juego de la sociedad moderna, no ganamos nada con negar que el ritmo de vida es hoy más acelerado y la falta de tiempo han nublado nuestro juicio, pero sí podemos ser más inteligentes y no convertirnos en víctimas de dichos males; les dejaré aquí el brillante y sencillo método de Byron Katie que diseñó en su libro The Work (El trabajo), donde con cuatro simples preguntas lograremos identificar y desechar los pensamientos negativos que nos hacen sentir confundidos y alterados, para enfocarnos dejando de lado la ansiedad, la angustia y la amargura. Aquí podrás empezar a cambiar tu vida y tomar el control de toda situación. 

"¿Es verdad?"

Cuando una idea negativa asalte tu mente pregúntate lo siguiente “¿En verdad me quedaré sin trabajo?” “¿Realmente me van a correr o son suposiciones mías?”  ¿Si acaso pasara no soy lo suficientemente capaz de encontrar una solución favorable?” 

Debes ser consciente y analizar lo que realmente te atemoriza y te orilla a pensar de esta manera, si es porque llegas tarde constantemente y no cumples con tus obligaciones, tal vez tu temor no sea completamente infundado, sin embargo, aún existe una solución: levantarse más temprano y esforzarse el doble para demostrar tus verdaderas capacidades. 

"¿Puedes saber que es verdad con certeza absoluta?"

Ahora llega el momento de enfrentarse nuevamente al problema, volviendo al ejemplo de la falta de empleo debes considerar que hay cientos de personas que han pasado por situaciones similares e incluso peores y logran superar con éxito los obstáculos del camino ¿Por qué sería diferente contigo siendo una persona perfectamente capaz? La respuesta es más que obvia, por supuesto que no te quedarás de brazos cruzados.



"¿Cómo reaccionas, qué sucede cuando crees fielmente en ese pensamiento?"

Por supuesto que tu reacción ante un planteamiento como el anterior te hará sentir temor, ansiedad, infeliz y amargado, pero ésto solamente hará más grave tu situación.

He escuchado varios motivadores y entrenadores de vida aconsejar esto mismo: Una actitud negativa atrae las desgracias. Rodéate de gente positiva y evita el pesimismo, así lo único que vendrá a tu vida serán alegrías. Conviértete en generador de buenos pensamientos y cosas buenas llegarán. 

"¿Quién serías o cómo te sentirías sin el pensamiento?"

Todo lo contrario a como estás ahora seguramente: Más pleno, con la conciencia tranquila, sin preocupaciones y disfrutando de todo lo que haces. De ahora en adelante en vez de distraer tu mente en lo que podría ser y salir mal o en lo que ya hiciste mal, enfócate en el ahora y lo que puedes hacer para mejorar tu vida. 

Espero que este aprendizaje te sea útil y puedas aplicarlo en tu vida diaria. Jamás olvides ser asertivo y olvídate de esos pensamientos traidores que le restan paz y tranquilidad a tu mente. 

Recomendados
Recomendados