Badabun te recomienda

Mira cómo la incongruencia en tu vida está destruyendo todo lo que amas

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Muchas veces no lo notamos, pero nuestra vida está llena de incongruencias, promesas rotas y compromisos ignorados, todo se resume a que decimos algo y hacemos otra cosa. Esto causa muchos conflictos en cualquier ámbito y deteriora las relaciones humanas en todos los niveles, ya sea con la familia, amistades o en el ámbito laboral. Debemos ser coherentes con nuestras palabras y acciones, no solamente lanzar promesas al aire, sino visualizarnos y no cometer esos errores que tanto criticamos. Un ejemplo muy crudo pero entendible es el marido que golpea cada día a su mujer y llorando en la noche le pide perdón diciendo “Te amo, no volverá a pasar, te lo prometo” pero al día siguiente ocurre lo mismo ¿Eso es realmente lo que está demostrando? Más bien es todo lo contrario.


El ejemplo anterior es algo muy cierto, pero veámoslo en otro ámbito: Piensas y aseguras “Amo a mi familia con todo mi corazón, daría lo que fuera por estar con ellos” Sin embargo, no les dedicas el tiempo que merecen, ahora medita lo siguiente ¿Qué tiene mayor peso en esta situación: Las acciones o las palabras? Es muy común conformarse con tener buenas intenciones hacia los seres amados, pero tener la firme creencia de ayudar sin ejecutar la acción, no le demostrará a tu familia todo ese cariño. Esto me recuerda mucho a algunas personas que van a los velorios, nunca faltan aquellos que golpean el ataúd con fuerza, que entre gritos y sollozos lamentan la pérdida porque su consciencia no está tranquila, ya que en su interior se encuentra la culpabilidad de haber hecho poco o nada por ayudar a esa persona, pero como dice la magnífica escritora Ana María Rabatté, el amor y las buenas intenciones deben hacerse en vida: El aquí y el ahora es lo que importa. 


Reflexiona por unos momentos, tranquiliza tu mente y medita sobre lo que acabas de leer. Piensa en todas esas veces que la incongruencia entre tus palabras y tu actuar ha lastimado a quienes amas. Aquí te daré algunos de los ejemplos más grandes que cometemos en la vida: 

No nos cuidamos

El instinto que tenemos como padres nos hace proteger la salud e integridad de nuestros hijos, sin embargo como lo hemos mencionado en muchas ocasiones, no hay mejor lección que predicar con el ejemplo, así que de nada sirve exigir a los hijos que dejen de fumar, si tú como padre o madre lo haces todo el tiempo. Lo mismo ocurre con el ejercicio y la buena alimentación. No basta con desear tener buena salud o pedirle a Dios que nos libre de enfermedades peligrosas, la verdadera recompensa se encontrará si actuamos con moderación, cuidamos nuestros hábitos alimenticios y nos mantenemos alejados de los vicios. De nada sirve lamentarse cuando la salud se ve deteriorada, lo mejor es actuar y cuidarse antes que eso ocurra.

No dedicamos tiempo a la familia

Una incongruencia muy común entre los proveedores del hogar es dar menos importancia a lo que se supone es lo más sagrado e importante: la familia, muchas veces justificamos la ausencia con el trabajo “Es que trabajo 12 horas diarias para que a mi familia no le falte nada” Es entendible hasta cierto punto no querer que los nuestros sufran penurias, que no les falte alimento, ropa, etc. Sin embargo ¿De qué te servirá tener mucho dinero si tu familia se siente abandonada? No solamente hay que darle recursos a los hijos, también requieren pasar tiempo con sus padres. O dime tú, qué ejemplo le estás dando a tus hijos si al llegar del trabajo, cansado y adolorido los haces a un lado diciendo que lo haces por ellos ¿No crees que suena contradictorio? 

Cuidamos más un objeto que nuestra propia salud

Seguramente te sentirás identificado con este ejemplo: La gente suele cuidar más su auto que su propia salud. Al auto le cambias el aceite periódicamente, si tiene un sonido extraño lo llevas al mecánico y cuando ocurre algún desperfecto tratas de arreglarlo lo más pronto posible, ahora analiza ¿Qué haces con tu cuerpo? ¿Realmente te mantienes alejado de los vicios dañinos? Porque muchas veces aun con consciencia consumimos grasas en exceso, tomamos bebidas exageradamente azucaradas y formamos malos hábitos que a la larga, se convierten en un estilo de vida sedentario, el cual puede llevarnos a un muerte prematura. 


¿Cómo evitar que estas incongruencias sigan afectando nuestra vida?

Te recomiendo que hagas una lista analizando los puntos de incongruencia más notorios en tu vida diaria, tomate un momento para pensar mejor y detecta los problemas que éstos han causado en todo tu entorno con tu familia, amigos e incluso en el trabajo. Piensa cuál de todos esos aspectos está siendo más afectado, comienza poco a poco, ahora interioriza este nuevo aprendizaje, checa tu lista y trabaja en lo más sencillo primero, lo que puedes quitar de tu vida rápidamente. 

Se oye fácil pero es más complicado, aunque nunca imposible, verás que con esfuerzo, disciplina y tranquilidad lograrás superar todos estos aspectos negativos que afectan tu vida. 

Recuerda que como dijo el gran Sócrates: “La clave de la grandeza, es ser en verdad lo que aparentamos ser” 

Recomendados
Recomendados