Badabun te recomienda

¿Te enojas muy fácilmente? Recupera el control siguiendo estos 6 consejos

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO



¿Cuántas veces has reaccionado impulsivamente ante algún problema? Me refiero a esos momentos donde haces las cosas sin pensar, cuando te gana la ira, cuando no mides riesgos, cuando arriesgas todo sin pensar en las consecuencias. A eso le llamamos “momentos de locura” y hoy quiero hablarte sobre cómo impedir que controlen tu vida. 

Dicen que todos tenemos durante la vida ciertos momentos de locura, durante los cuales no medimos riesgos o perdemos el control de nuestras emociones y reacciones. Son esos minutos que pueden cambiar para siempre el rumbo de nuestra vida por tomar decisiones precipitadas o por no controlar la ira que en esos momentos nos ciega. Creo que todos podemos afirmar que lo hemos vivido en algún momento, por ejemplo, al ir conduciendo, alguien deliberadamente nos cierra el paso con el riesgo inminente de un accidente, lo cual puede llegar a molestarnos de tal manera que deseamos realizar la misma acción con quien tuvo tal cinismo o torpeza. 


O casos más graves, cuando un hombre o mujer encuentra a su pareja en situación amorosa con otra persona y reacciona de una manera tan violenta que puede cometer el error de dañar irremediablemente a quien defraudó su confianza, y pasa gran parte de su vida en prisión por la reacción que tuvo ante quien no merecía ya la pena. 

Recuerdo el caso del ex presidente Bill Clinton y su amorío con la ex becaria de la Casa Blanca, Mónica Lewinsky, que casi le cuesta la presidencia al mandatario en 1998. Un momento de locura que dañó su reputación y, me imagino, su matrimonio.

Casos de locura total en otros ámbitos como el del boxeador Mike Tyson, en aquella célebre pelea contra Evander Holyfield, cuando al percibir su inminente derrota, le mordió la oreja derecha. Tyson, años antes ya había tenido otro episodio de locura, al ser encarcelado por el abuso de una chica de 18 años y fue sentenciado a diez años, seis en prisión y cuatro de libertad condicional. Fue liberado en marzo de 1995 después de haber cumplido solo tres años en prisión y regresó al ring para causar ese nuevo escándalo. 

Michael Phelps, el astro estadounidense de la natación, ganador de 28 medallas olímpicas, hace tiempo fue suspendido durante seis meses de toda competición oficial por la federación de su país, como consecuencia de un arresto por manejar en estado de ebriedad. 

No era la primera vez que esta estrella del deporte cometía momentos de locura, ya que en el 2009, después de convertirse en el atleta más admirado en los Juegos Olímpicos de Pekín, al ganar ocho medallas de oro, fue captado por la lente de un fotógrafo de un periódico británico fumando una pipa de marihuana, lo cual hizo que sus bonos de popularidad disminuyeran notablemente. 

También podríamos mencionar al desaparecido Michael Jackson con todos sus escándalos, y muchas figuras más del ambiente artístico o deportivo, incluso el político, creo que nadie estamos exentos a tener momentos de locura. 

Para evitarlos, quiero hacerte las siguientes recomendaciones: 

1.- Si no quieres que se sepa, no lo hagas

Este es un proverbio chino que me parece perfecto para la situación. Antes de decidir, analiza la situación en base a tus principios y valores. Piensa en la imagen que tienes y cómo te ven quienes te aman ¿vale la pena arriesgar lo más por lo menos?

2.- ¿Ataque de ira? Tómate unos segundos para reaccionar

Respira profundamente, cuenta hasta 10 ó 100 antes de responder. Esto te permitirá calmarte y tener una mejor reacción.


3.- Cambia de ambiente durante un momento

Claro, si te es posible. Es mejor un silencio largo que una reacción de la que te arrepientas después. Aclara que no estás en condiciones de responder y tómate un “tiempo fuera”.

4.- Cuestiónate ¿cuál es la forma menos agresiva en la que puedes reaccionar? 

Al hacerte esta pregunta te evitarás muchos conflictos.

5.- Cuidado con el alcohol

Recuerda que esta bebida disminuye nuestros límites. Aunque aparentemente nos hace sentirnos más “aventados”, nos impide ver los riesgos.

6.- Todos tenemos momentos de locura ¡no juzgues!

Como dice la Biblia “el que esté libre de pecado que aviente la primera piedra”. 

Además de estos consejos, los libros de auto ayuda pueden ser muy útiles, quizá leer algunos también sería de gran ayuda para ti. 

Recuerda que los momentos de locura aparecen sin avisar, pero está en ti controlarlos y sacar lo mejor de la situación que se te presente. Ánimo, hasta la próxima. 
Recomendados
Recomendados