Badabun te recomienda

3 consejos que te cambiarán la vida para siempre. Aprende a disfrutar los pequeños detalles

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO




Cuando crecemos olvidamos muchas cosas, desplazamos la sorpresa y el asombro con la dura realidad, en lugar de admirar el cielo cubierto de estrellas y suspirar por el fresco viento que atrae el aroma del mar, lo único que nos impresiona es la violencia, la muerte, la negatividad y todas esas noticias amarillistas que aparecen en cada rincón, en la televisión, el radio y hasta en las redes sociales; el morbo lamentablemente se ha apoderado de nuestro cerebro y nuestra capacidad de asombro se ha visto sumamente afectada por ello. Hemos olvidado que también los simple y lo cotidiano, es lo que le da sentido a la vida, la cuestión está en aprender a ver la belleza en los pequeños detalles. 


Esto lo aprendí un día que iba con mi hija a un compromiso familiar, la verdad llevaba algo de prisa, pues no quería llegar tarde, sin embargo mi niña exclamó emocionada “¡Mira papá, qué colores tan bonitos hay en el cielo!” En ese momento sentí vergüenza por no haber notado el bello paisaje que ofrecía el atardecer, era algo tan cotidiano pero sumamente hermoso, fue cuando me di cuenta que podía disfrutar una vista así diariamente si mi mente estuviera abierta a ver más allá del molesto tráfico. 



En nuestro afán por encontrar el sentido de la vida, dejamos de lado los pequeños momentos de alegría, y tratamos de buscar una especie de “felicidad suprema”, la que durará ahora sí para siempre, pero no existe tal cosa, porque la verdadera fascinación y el sentido de la vida se encuentra en lo simple; en el saludo de buenos días, en el beso de despedida, una tarde de lluvia acompañada con una taza de café caliente, el arcoiris que llega después del diluvio y la satisfacción de terminar un valioso libro.

No dejes a un lado los pequeños gustos de la vida por concentrarte en enormes proyectos que te harán feliz por un rato, pues la dicha está en el aquí y el ahora. Hoy te quiero compartir tres estrategias que empecé a utilizar desde el momento en que mi hijita me abrió los ojos y me hizo ver lo maravilloso que es lo cotidiano, espero te sean de ayuda, pues a mí me han hecho percibir la vida de una manera completamente nueva: 

1. Agradece a diario lo que tienes

Da las gracias cada mañana, haz una lista mental sobre todo aquello que el día de hoy forma parte de tu vida, puede ser tu familia, tu salud, un trabajo estable, amistades sinceras o un hogar a donde llegar. Esto además de ayudar a reforzar una actitud positiva te hará pensar en lo afortunado que eres de tener a tu lado a todos aquellos que se preocupan por ti. Agradece y aprecia lo que sí tienes, en lugar de enfocarte en lo que te hace falta, pues si te acostumbras al lamento de lo que aún no llega a tu vida, te fijarás únicamente en la carencia y te volverás ciego ante las bendiciones que hay a tu alrededor. 

2. Encuentra un motivo especial para asombrarte

“Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña” Esta frase me parece muy acertada para describir este punto, pues no se trata de ser un espectador de la vida y esperar a que llegue algo que nos asombre; nosotros podemos encontrar los motivos para asombrarnos a diario, programa tu mente y siéntete merecedor de las sorpresas y bendiciones que la vida tiene para ti. Algo tan sencillo como una llamada de alguien a quien no has visto en un largo tiempo, un obsequio, un cumplido o una visita inesperada, puede cambiar tu día de manera significativa y especial. 



3. Disfruta lo ordinario de manera extraordinaria

Deja de vivir en la apatía y se consciente de lo que normalmente dejas pasar por alto, por ejemplo el aroma del café recién hecho por las mañanas, el saborear la comida en lugar de devorarla rápido para volver a los deberes. Encuentra un momento del día para respirar aire fresco y estirar tus músculos, encontrarás una gran satisfacción en esos pequeños cambios, y así comenzarás a analizar aspectos que antes te parecían poco importantes. Agudiza tus sentidos, escucha con atención una melodía y aprende a que la capacidad de asombro es algo que nunca se debe perder. 

Albert Einstein escribió: “El que no posee el don de maravillarse ni entusiasmarse, más le valdría estar muerto porque sus ojos están cerrados” 

No dejes que los problemas te distraigan de la belleza que existe a tu alrededor ¡Observa y ama como un niño! Así, jamás perderás tu capacidad de asombro.

Recomendados
Recomendados