Badabun te recomienda

Deja de quejarte y empieza a esforzarte. Mira cómo vencer cualquier obstáculo

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


La frustración es parte de la vida, pues aunque nos pese aceptarlo, lo único que está a nuestro alcance y que podemos controlar es la manera en que actuamos, sin embargo, no debemos sentirnos mal cuando las cosas no marchen de acuerdo a lo planeado, pues son esas pequeñas eventualidades de la vida las que van formando nuestro carácter y nos van preparando para mayores dificultades que se presenten más adelante en la vida.


Ante la frustración lo mejor que podemos hacer es permanecer tranquilos, es algo que como padres debemos enseñar a los hijos, y claro, la mejor manera de hacer eso es poniéndolo en práctica, y enseguida te explicaré el porqué:



Hace algunos años se dieron a conocer unos estudios en los cuales se hicieron pruebas a niños para ver que tan elevada era su capacidad de soportar eventualidades, es decir que tan bien pueden tolerar la frustración desde temprana edad, pues si desde pequeños aprenden a tener autocontrol, les será más fácil resolver estas adversidades en la etapa adulta sin necesidad de recurrir a las quejas que no sirven de nada. 

Los niños tolerantes ante la frustración son adultos exitosos

Un estudio que fue conducido por la Universidad de Stanford, el cual se aplicó a niños de 4 años; los niños fueron puestos a prueba en una habitación y se les puso frente a ellos un plato con un malvavisco, se les dijo individualmente que no debían comerlo sino después de 20 minutos, y al terminar ese lapso, les darían un segundo malvavisco y podrían comerlos ambos. Evidentemente algunos niños se desesperaron y lo comieron en el momento en que la persona que dio las indicaciones abandonó la sala, en cambio otros cuantos fueron capaces de esperar. 



Como resultado, los niños que esperaron ante la frustración y superaron la prueba, fueron investigados 14 años después, y sorprendentemente, eran jóvenes adultos más exitosos comparados con el resto del grupo. 

No te dejes vencer por los obstáculos, aprende a manejar los problemas dejando a un lado las quejas, ya que de nada sirve lamentarse de lo que ha ocurrido, más valioso y complejo es poner todo el empeño para triunfar ante las dificultades, pues de ello dependerá el camino hacia el éxito. De hecho, el problema más grave de quejarnos una y otra vez por lo mal que nos fue, es que se convierte en un terrible hábito pues como dice esta acertada frase “Entre más te quejes, la vida te dará más motivos para que lo sigas haciendo”.

No te cuestiones todo el tiempo, simplemente deja que se resbale todo lo malo y aprende a manejar tu enojo y todas esas actitudes negativas que frustran tu camino al éxito. Recuerda que ser feliz depende únicamente de ti.
Recomendados
Recomendados