Badabun te recomienda

El mundo se está acabando. 5 hábitos que necesitas enseñarle a tus hijos

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Pareciera que hoy la gente no valora la importancia del medio ambiente, algunos incluso piensan que la naturaleza le pertenece a los seres humanos y hacen uso indiscriminado de sus recursos, no han llegado a comprender que nuestro tiempo aquí es limitado y estamos agotando el hogar de las futuras generaciones. 


Me parece sumamente inapropiada la manera de actuar de muchas personas que ignoran el cuidado del medio en el que vivimos ¿Acaso no saben que es nuestro deber cuidar el planeta? Así como una casa se limpia todos los días, se barre y se deja libre de polvo para poder estar en un ambiente agradable y fresco, debemos procurar mantener la naturaleza libre de basura y contaminación.



El día de hoy me gustaría compartir una experiencia que me llenó de indignación hace algunos días: iba con mi familia a pasar un fin de semana a la montaña, un viaje que sin duda disfrutamos desde que íbamos en camino, admirando tantos bellos paisajes. Es increíble lo mucho que tenemos a nuestro alrededor y lo poco que algunas personas valoran la grandeza de la madre naturaleza.

La vista era magnífica, a nuestro alrededor solo se extendían kilómetros de verdes bosques, rodeando a las enormes y grandiosas montañas, colinas llenas de coloridas flores y el aire más puro y fresco que se pueda respirar; pero toda esa armonía se vio brutalmente interrumpida al ver que la familia que conducía frente a nosotros comenzó a tirar latas de refresco, envolturas de papas fritas y todo tipo de botellas y basura por la ventana del auto ¿Cómo es posible semejante nivel de inconsciencia? Me pareció sumamente irresponsable el ver aquel acto, y más aún después de haber pasado por tan deslumbrante paisaje. 

Debo admitir que me invadió el coraje y entre el camino fui deteniendo el auto y le pedí a mi hijo me hiciera el favor de levantar toda la basura que aquella irresponsable familia iba dejando regada por todo el camino. Más adelante, cuando el automóvil de enfrente se había detenido en un paraje precioso por cierto y se disponían a descansar, salí de mi auto y con todo respeto le dije al que se veía jefe de familia: “Señor, se le fueron cayendo estas cosas en el camino”. El hombre se quedó helado y completamente apenado pudo decir un tímido “gracias”, mientras el resto de su familia se veían unos a otros. 

Se que tal vez me excedí un poco, y es lamentable tener que llegar a hacer algo tan penoso, pero hay gente que no entiende de otro modo; hoy más que nunca estoy convencido que lo que necesitamos hacer es educar con el ejemplo, demostrarles a nuestros hijos que este mundo es su hogar, su herencia, el lugar donde van a vivir así como sus hijos después de ellos, el mundo no le pertenece a nadie, pero sí es tarea de todos cuidarlo. 

Me resulta también algo ilógico ver la irresponsabilidad de quienes más tienen, esos empresarios cuyo único interés es obtener ganancias sin importarles los protocolos de protección ambiental, aquellos que no respetan la madre naturaleza cazando indiscriminadamente, talando en exceso los árboles, limitando nuestra fuente de oxígeno ¿Es que acaso no ven que de nada servirá todo ese dinero cuando no haya aire puro para respirar? 

Los gobiernos a su vez, no hacen nada para corregir esta problemática ni siquiera intentan frenar los actos egoístas de estos empresarios inconscientes. Por ello es importante que poco a poco, nosotros como ciudadanos actuemos en favor del ambiente y ayudemos a la madre naturaleza con pequeñas pero significativas acciones: 

1. Usar menos agua al bañarnos, pues este preciado líquido es un recurso que si no lo cuidamos, puede desaparecer

2. Ahorremos en energía eléctrica, no dejar conectados nuestros celulares toda la noche sino el tiempo suficiente durante el día. 

3. Evitemos tirar basura en las calles, ya que las inundaciones durante la época de lluvia ocurren a causa de los desechos que tapan las alcantarillas y el drenaje. 

4. No usar platos, vasos o cualquier material desechable, recuerda que todo eso se convierte en basura que se va acumulando rápidamente. 

5. Lleva a la práctica la ley de las tres “erres”: Reciclar, Reducir y Reutilizar. 

Recuerda que es posible y necesario modificar nuestros hábitos y adquirir mayor sensibilidad por nuestro medio ambiente, que es responsabilidad de todos; es urgente evitar ya la contaminación y contribuir conscientemente en la tarea de dejar este mundo mejor que como lo encontramos. 

Ánimo y hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados