Badabun te recomienda

Estos descuidos podrían estar acabando con tu relación. Mira cómo mantenerse enamorados

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


El día de hoy quiero comentarles sobre algo muy delicado que mucha gente no ha notado, tanto en su relación de pareja, como en su vida familiar e incluso cuando se trata de la propia apariencia. Tal vez ya no te entusiasma tanto la idea de salir a pasear en familia, o quizá te haya ganado la flojera este domingo y preferiste quedarte en casa viendo el fútbol usando una playera vieja y tomando refresco en el sillón, o en el caso de las mujeres, la idea de salir a cenar con su esposo ya no suena tan emocionante y romántica como hace algunos años ¿Han pasado algunas de éstas ideas por tu cabeza últimamente? ¿Sientes que ya no tiene sentido hacer algo fuera de casa porque de cualquier manera, será ir con la misma persona? 


Aunque no lo creas, es bastante común tener algunas de éstas ideas, ya que muchas veces el tiempo va desgastando las relaciones de todo tipo, no solamente con la pareja, sino con la familia y las amistades; enseguida te voy a explicar a qué se debe este extraño fenómeno de apatía e indiferencia. Existe una delgada línea que divide nuestro comportamiento con esas personas que forman parte importante de nuestra vida. Muchas veces somos víctimas de la rutina y con el paso de los años, nuestros ojos se vuelven ciegos ante lo que antes nos provocaba asombro, dejamos de sentir esa emoción y cruzamos la delgada línea que existe entre el amor y el hartazgo, entre el respeto y el miedo, entre la alegría y hacer el ridículo ¿Es que acaso no nos damos cuenta que estas actitudes negativas cambiarán por completo la hermosa relación que está ante nosotros?



Muchos logran ver más allá de la indiferencia, recuerdan y encuentran la manera de revivir esos momentos de magia, esa felicidad de formar parte de una familia amorosa en lugar de entregarse a la impaciencia y frustración de mantener a los hijos ¡Enfócate en lo bueno! Piensa ¿En qué momento me he convertido en víctima de la apatía? ¿Cuándo dejé de preocuparme por mi apariencia y mi salud? ¿Por qué he dejado de lado a mi familia? Te invito a que reflexiones a partir de estas cuestiones y deja que la armonía regrese a tu vida aprendiendo a equilibrar tus decisiones. 

Déjame preguntarte algo ¿Cómo eras hace algunos años cuando apenas conociste a tu novio o novia? Seguramente tú como hombre te bañabas temprano, afeitabas tu barba, procurabas tener el cabello bien recortado, usabas atuendos impecables, cuidabas tu figura y te perfumabas antes de pasar por tu novia ¿O me equivoco?

En el caso de las mujeres nunca de los nuncas salían de casa sin haberse arreglado el cabello y seguramente el maquillaje y un lindo vestido eran dos cosas que no podían faltar, además claro de una fragancia fresca y hasta se ponen más guapas de lo que ya son con tal de conquistar aún más a su pareja ¿Verdad? Ahora les preguntaré a ambos ¿Por qué han dejado de hacerlo? ¿En qué momento se cruzó esa línea y por qué decidieron abandonarse de esa manera y llegar a un punto de descuido tan grave? Yo se que muchos dirán que “La apariencia no es importante” pero ¿De verdad te sientes bien contigo mismo así? 



No dejes que la flojera y el descuido se conviertan en un mal hábito, aprende a amarte y busca siempre la mejor versión de ti. No traspases esa delgada línea entre lo bueno y lo malo. Lo bonito y lo feo. Muéstrale a tu pareja que no importa cuanto tiempo pase, el amor, el deseo y las ganas de cuidar su relación son cosas que jamás deben quedar de lado. 

Vive enamorado, vive feliz y nunca dejes que la rutina mate el amor que le tienes a tu pareja y a tu familia. ¡Hasta la próxima!

Recomendados
Recomendados