Badabun te recomienda

¿Por qué nos cuesta tanto alcanzar nuestros sueños? Esta es la razón y cómo evitarlo

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Me parece muy curiosa esta frase, pues yo siento que retrata de una manera impresionante la sociedad actual “Hay personas que ya están muertas, pero no se han dado cuenta” y tristemente lo vemos a diario: gente laborando en lugares donde no se sienten felices, plenos ni realizados. Precisamente eso me gustaría plantear hoy, pues así como a veces nos toca dar y otras recibir, en ocasiones somos clientes y después nos toca estar detrás del mostrador. 


No cabe duda que cada día me sorprendo más cuando veo al frente de empresas ya sean negocios grandes o pequeños a personas que no tienen idea de como tratar con respeto a los demás. Gente mal encarada con una actitud tan negativa y tóxica que de plano como dicen por ahí “espantan a los clientes” son su mala cara. 



Esas personas son a las que denomino “Muertos vivientes”, pues en realidad caminan, se mueven y viven haciendo a fuerzas todas las cosas; no les importa ser amables y su amargura afecta los ánimos de sus compañeros de trabajo; pareciera que lo único que los motiva durante el día es la llegada de la hora de salida. Puedo describirlo también de la siguiente manera: Alguien que habla pero no expresa, se molesta con cualquier cliente o persona que le dirija la palabra, se queja todo el tiempo, nunca tiene nada bueno que decir y lo peor de todo es que hasta reniega de sus propios jefes ¿Cómo es que alguien así puede estar dando la cara por una empresa? Definitivamente las ganas y la vocación para servir y ayudar a los demás es algo que no todo el mundo tiene. 

Sin duda, todos esos negocios que tienen entre sus empleados a los llamados “Muertos vivientes” tarde o temprano se darán cuenta del grave error que están cometiendo, pues aquellos que pagarán las consecuencias con bajas ganancias y poca clientela serán los dueños. 

Cabe mencionar que también existen personas que son así en su propio hogar, no solamente en el ambiente laboral, sino con su misma familia: Padres que solamente llegan en las tardes a sentarse en el sillón a ver la televisión por horas sin siquiera dirigirles la palabra a sus hijos, que no tienen la amabilidad de preguntar a su esposa que tal estuvo su día; una persona que no tiene las ganas ni la capacidad de sonreír a quienes ama es también un “muerto viviente”, es una lástima ver tanto potencial humano desperdiciado por la amargura y la negatividad.

Muchas personas con estos vicios de carácter, con este tipo de mentalidad tan pobre y mediocre suelen convertirse en parásitos para los demás que sí buscan sobresalir y que están dispuestos a trabajar por conseguir sus metas. De verdad que me da una profunda pena y tristeza ver como hay personas que prefieren dejar pasar las oportunidades que podrían devolverles esas ganas de vivir. 

Espero que nunca se dejen vencer y que jamás caigan en la categoría de “muertos vivientes” ¡Vive intensamente! Ama, ríe, llora, sueña y lucha por conseguir todo lo que deseas con tantas fuerzas. Para finalizar con la reflexión de hoy me gustaría dejarles esta frase del escritor británico Cherteston: 

“La mediocridad posiblemente consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta”

Recomendados
Recomendados