Badabun te recomienda

¿Sientes que NO disfrutas al máximo tu vida? Mira cómo aprender a hacerlo en 3 pasos

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Es muy triste ver cómo la gente ha crecido con la idea de que la felicidad se encuentra en las cosas materiales y actúa decidida a obtener todo eso que se supone le traerá una vida llena de prosperidad, que solamente falta que pase algo, que todo valdrá la pena una vez que haya terminado una carrera o que su vida familiar mejorará después de conseguir ese aumento en el trabajo o ese nuevo puesto tan codiciado, pero no logran ver que la felicidad se trata de vivir el momento y apreciar todo lo que se tiene en el aquí y el ahora. Es muy triste darse cuenta que tras años de esfuerzo y largas jornadas el rumbo que lleva nuestra existencia es desconocido, que realmente no se ha disfrutado lo bueno que ha llegado porque siempre estamos esperando algo mejor y somos incapaces de ver todas las bendiciones que tenemos el día de hoy ¿Te has visto envuelto en la incertidumbre y la negatividad de esta manera? 


Analiza cuántas veces has confundido un gran logro con el propósito de la vida misma, piensa en alguna meta cumplida que te ha hecho feliz, ya que el esfuerzo para completarlo ha sido enorme, sin embargo, una vez llegado el momento sí te has sentido bien contigo mismo, más no pleno, pues cuando la euforia pasa, llega el terrible desencanto. Eso es porque no debemos confundir una meta a corto o largo plazo con el propósito y la esencia de la vida misma; claro que es bueno lograr lo que uno se ha puesto en mente, pero debemos disfrutar al máximo cada instante, porque el tiempo se nos va en un suspiro, y al final de todo sólo estamos pero no vivimos.


Permíteme explicar un buen método para que dejes atrás ese pesimismo, conviértete en un ser pleno y disfruta cada momento con todos aquellos que han formado parte importante de tu vida. No te niegues el ser feliz. 

Ve todo por el lado amable

Jamás dejes de disfrutar lo bueno y amable de la vida, en lugar de enfocarte en los pensamientos tristes concéntrate en las situaciones favorables y lo que está a tu alcance cambiar; pensar todo el tiempo en lo que ya ocurrió o en lo incierto del futuro, solamente traerá angustia a tu porvenir, recuerda que el temor y la preocupación son distractores de la felicidad, pues hay que tener en mente que todo el mundo tiene problemas en diversos ámbitos, pero la clave para resolverlos es tener una actitud positiva.

Disfruta y acepta, pero no te conformes

No se trata de “estar” flotando sin rumbo, siendo víctima de las circunstancias y de la duda, quedarse estáticos y esperando a ver si las cosas mejoran no servirá de nada ¡Debes ser protagonista de tu vida no un simple espectador! Es muy sencillo ir en automático y cumplir las obligaciones básicas en la vida, pero solo los verdaderos valientes aceptan que hay cosas que no están bajo su control, sin embargo no por ello se resignan, al contrario, luchan para que las circunstancias sean más favorables y siempre con una sincera sonrisa en el rostro. 

Deja ir los aprendizajes negativos

Les pondré un breve ejemplo, una persona a quien tuve el gusto de conocer y compartir unos momentos me comentó que su filosofía de vida era la siguiente: Dijo convencida que nosotros llegamos a este mundo a aprender, que cada aprendizaje, por muy doloroso que sea, marcará nuestro destino y que al final del camino, las personas fuertes y aquellas que se pueden considerar como “ganadores” son quienes hayan adquirido mayores vivencias. Claro que es muy válido su punto de vista, sin embargo yo agregaría algo más, recordemos que hay algunas conductas aprendidas que no son positivas, porque así como aprendemos cosas buenas, también lo malo se queda en nuestra mente, el odio, el rencor, la apatía y el sufrimiento son todos aquellos aprendizajes que debemos aprender a dejar de lado para disfrutar realmente cada momento. 


No te estanques, mira hacia adelante siempre y recuerda que si no puedes cambiar algo que te está afectando, lo mejor es intentar con todas tus fuerzas ser feliz y apreciar todo lo que tienes sin conformarte. 

¿Quieres “estar” como espectador o prefieres “vivir” tu propia historia?
Recomendados
Recomendados