Badabun te recomienda

3 elementos para elevar tu autoestima. Tendrás una familia más exitosa y feliz

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Existen frases que con el simple hecho de pronunciarlas, pueden afectar directamente nuestra autoestima. Algunos ejemplos son: 

“Nadie me quiere” 

“Todo el mundo se aprovecha de mí” 

“Yo que todo lo doy por los demás y mira cómo me pagan”. 


El punto es que les permitimos lastimarnos ¿por qué?

La autoestima es algo que se construye desde que somos pequeños y se fortalece durante la adolescencia. Es por eso que todos aquellos que somos padres tenemos un papel crucial en el fortalecimiento de la autoestima de los hijos. Si tú mismo sientes que tu autoestima no es muy alta o que no está bien cimentada, quiero decirte tres factores que te pueden ayudar : 


A) Amor

Cuando alguien se siente amado y querido porque el sentimiento se le demuestra con acciones y palabras, la autoestima se eleva. 

B) Compañía de los demás

Es importante sentir que no estamos solos, que hay personas que nos acompañarán y estarán dispuestos a ayudarnos. 


C) Aceptación

Debemos aceptar nuestras cualidades y defectos, si algo de esto daña a los demás entonces debemos hacer los cambios que sean necesarios. La autoestima siempre se puede aprender y nuestras propias palabras tienen poder. Por esto quiero recordarte una técnica sencilla que puede cambiar el concepto que tienes de ti mismo, repítete diariamente “¡Me quiero y valgo mucho! ¡Me acepto como soy y me valoro como soy!”

Si tienes hijos te invito a evitar frases hirientes que lo único que logran es destruir su autoestima, algunos ejemplos son : “¡Eres un bueno para nada!”, “¿Qué tienes en la cabeza?”, “Te ves horrible”

Los padres tenemos mucho que ver en el fortalecimiento del autoestima de nuestros hijos, en lugar de esas frases emplea otras que les recuerden sus cualidades, fortalezas y sobre todo, el gran amor que les tienes.

Si el problema es contigo mismo, habla con tus seres queridos y pregúntales qué son esas cosas que les agradan de ti, tus mejores virtudes, terminarás convencido de la gran persona que eres ¡ánimo! Hasta la próxima.
Recomendados
Recomendados