Badabun te recomienda

Mira cómo descubrir si realmente te quieren o solo te soportan…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


¿Te cuesta trabajo expresar tus sentimientos? ¿Eres de los que “prefieren querer a que te quieran” ? Todos alguna vez nos hemos visto envueltos en una situación similar e incluso es probable que vivas rodeado de personas que dicen constantemente frases como:

“No soy monedita de oro para caerle bien a todos” 

“¡Si me van a querer, que me quieran como soy!” 

“Al que le guste bien y al que no pues también” 

Ojo, es muy importante que entendamos que es muy diferente querer a soportar. Muchas veces aunque no lo queramos nos vemos en la necesidad de aguantar a una persona porque sencillamente no podemos elegir a nuestra familia, a nuestros profesores, a nuestros alumnos y peor aún, en estos tiempos de crisis, no podemos estar cambiando de empleo porque nuestro jefe no nos agrada, por lo que no nos queda otra más que adaptarnos, sin embargo ¿Te has preguntado cómo te ven los demás a ti? ¿Qué tan difícil es para los demás quererte? si te has planteado alguna de estas preguntas antes, aquí te tengo la respuesta. 

Luego de mucho analizar, he llegado a la conclusión de que las personas más difíciles de querer son las que tienen las siguientes características: 

1.- Son personas cerradas

Su apego a los códigos de ética es tan estricto que no se  permiten escuchar las opiniones ajenas.

2.- Se creen perfectas

Sienten que el mundo “no las merece” y además de eso, piensan que todos los demás están obligados a hacer y pensar lo que ellos digan. Son personas cuya arrogancia no les permite entender que todos somos iguales y simplemente viven con aires de grandeza. 

3.- No saben adaptarse

Quieren que todo esté tal y como ellos lo planean y al no  ser posible, sufren y hacen sentir mal a quienes se encuentran en esas circunstancias.

4.- Siempre quieren ser el centro de atención

Son personas que necesitan el reconocimiento para sentirse contentas y en armonía con los demás.

5.- Critican continuamente

Nada es correcto y todo está mal ante sus ojos. 

Sencillamente somos responsable del 80% de las cosas que nos suceden. Somos nosotros quienes decidimos si queremos que nos quieran o que nos soporten, así que siembra lo que quieras cosechar, pero recuerda, sembrando la armonía todos seremos más felices. 

Recomendados
Recomendados