Badabun te recomienda

Vive cada día como si fuera el último, el tiempo nunca se detiene. Mira cómo sacar el mejor provecho de tu vida

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


“Entre más años cumplas, sentirás que más rápido se te va la vida, que el tiempo pasa velozmente” 
Esta frase me la dijo mi padre un día, y ahora me doy cuenta que tan cierta es; por supuesto que el tiempo pasa muy rápido, sobre todo para aquellas personas que tratan de estar siempre ocupadas, que buscan siempre algo qué hacer, la gente floja seguramente dirá lo contrario, pues cuando uno no se mueve, todo parece ir despacio ¿No lo has notado? 

Una persona que se ha convertido en un simple espectador de su propia existencia, sentirá que la vida es lenta, que hay que “matar” tiempo para que pase un día más, gente sin motivación y que vive en la mediocridad. Sin embargo, como dice un conocido refrán “El tiempo es oro” y cuando menos lo esperamos, este se ha terminado y cada día estamos más cerca de nuestro fin. No digo lo anterior con ganas de desmotivarte, sino todo lo contrario, pues es importante que aprendamos a administrar este valioso recurso. 

No todas las personas son capaces de desarrollar la eficiencia en su vida, sin embargo, es importante optimizar el tiempo que tenemos disponible para poder realizar todas nuestras actividades, y aunque existen varios factores que son ajenos a nuestro control, existen dos aspectos causados por nosotros mismos, los cuales podemos evitar fácilmente, pero primero hay que reconocerlos: 


Primera razón: Dejamos para mañana lo que podemos hacer hoy.

Existe un fenómeno del cual seguramente has sido víctima más de una vez, este consiste en retrasar al máximo una actividad o cualquier cosa que tiene que ser realizada de manera urgente, a la voz de “Ya”. La mayoría de la gente no ha aprendido a organizar bien sus prioridades y por lo tanto van retrasando todas aquellas tareas importantes, dándoles la vuelta, dedicando su tiempo y energía en otras cosas que no tienen relevancia. Eso de dejar lo complejo, lo difícil y lo más importante para después, es una especie de autosabotaje que puede ser evitado si le invertimos el tiempo correcto. 

Segunda razón: No nos comunicamos de manera efectiva.

La comunicación es importante en cualquier sentido, constantemente necesitamos realizar trabajos que requieren la cooperación de más individuos, pues así es como funciona una empresa o trabajo en donde nos desarrollamos normalmente. La mala comunicación, es un factor que puede ser también motivo de pérdida de tiempo; un ejemplo de ello es cuando damos o se nos da alguna indicación sobre cómo debe llevarse a cabo alguna actividad, sin embargo pocas veces nos aseguramos de que la indicación fue entendida completamente, por ello muchas veces ocurren errores que ameritan correcciones  y esto significa pérdida de tiempo. 

Para evitar este tipo de cuestiones es importante pedir a los demás una retroalimentación sobre la indicación dada, para asegurarse de que se comprendió completamente la petición. Esto sin duda ahorrará muchísimo tiempo. 

Aquí adelante te dejaré unos cuantos consejos que podrían ayudarte a optimizar y administrar tu tiempo, podrás ser mucho más asertivo para manejar tus compromisos: 

Anota tus pendientes

Este es un hábito que te puede ayudar muchísimo a organizarte; puedes crear una lista de tareas y pendientes en una libreta en base a la importancia que tenga cada uno. Aunque parezca algo sencillo puede serte de gran ayuda. Te recomiendo que los organices de la siguiente manera: 

A.- Urgente
B.-Necesario pero no urgente
C.-Deseable pero sujeto a tu tiempo libre

Verás que organizar tu día de esta manera te ayudará a completar todos esos molestos pendientes a lo largo de la semana y sin dejar de lado tus demás actividades. 

Evita el desorden

Genera el hábito de mantener todos tus espacios libres de suciedad y bien organizados; el tener pilas de hojas por todos lados en tu escritorio, una cocina desordenada y con los trastes sucios solamente te hará perder el tiempo a la hora de buscar algo o de querer utilizar un espacio. Acostúmbrate a dejar todo en su lugar y verás que no es lo mismo invertir un poco de tiempo en la limpieza, que estar constantemente buscando una cosita entre un mar de cosas desacomodadas. Evita el estrés y la pérdida de energía dejando cada cosa en su espacio. 

Apóyate en los demás

Hay que mantenerse alejados del pensamiento de “hágalo usted mismo”, sobre todo cuando se trata de una carga excesiva de trabajo, pues debemos ser conscientes de que vivimos en una sociedad y generalmente necesitamos la ayuda de los demás, así como de la ventaja que representa realizar trabajo en equipo. Aprende a repartir las responsabilidades entre quienes te rodean, confía en que la gente que está a tu lado será un apoyo y no una carga, recuerda que a veces es mejor invertir un poco de tiempo en enseñar a los demás como desempeñar cierto papel que corregir errores o tratar de sacar el compromiso tú solo.

Para finalizar con la reflexión de hoy, me gustaría compartir con ustedes este fragmento de un pensamiento que leí, se titula “Darle tiempo al tiempo”

“El tiempo no se devuelve ni se detiene; camina a su ritmo, aunque a veces parezca que vuele o se estanque según el momento que vivimos. El tiempo sana o hiere; quita u ofrece; mata o da vida; llena o vacía sin ser culpable de lo que a su paso ocurra porque no es él quien realmente actúa, somos nosotros los que vivimos en el tiempo. El tiempo transforma, renueva o envejece; pierde o recobra su valor según lo utilicemos; se gana y multiplica cuando vivimos intensamente lo que trae consigo en cada segundo que se nos regala”.

¡Ánimo, hasta la próxima!

Recomendados
Recomendados