Badabun te recomienda

Mira los 4 tipos de temperamento que existen. Descubre el tuyo y sé feliz…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


¿Alguna vez te has preguntado sobre por qué ante la misma situación, todos podemos responder de una forma distinta? Esto se debe a los temperamentos de los seres humanos y hoy quiero platicarte sobre sus características.

Tuve el gusto de leer un magnífico libro llamado “Los Temperamentos en las Relaciones Humanas”. La autora, Rosa Barocio, es una mujer muy carismática originaria de Cuernavaca, Morelos y con una gran trayectoria en el área de la educación y las relaciones humanas. Me llamó la atención ese tema de los cuatro temperamentos que tenemos los seres humanos. 

Con las explicaciones del libro comprendí cómo es que varios testigos de un accidente pueden dar distintas descripciones, cómo el mismo comentario puede herir a unos y a otros se les escurre, quiénes se molestan ante una provocación o mantienen la calma. 


La idea de compartirte esta información es que analices el tipo de temperamento que tienes para entender tus reacciones y la forma en que te comportas, también podrás analizar a quienes te rodean para mejorar tus relaciones.

Todos tenemos algo de cada temperamento pero hay uno que suele predominar, aquí los detalles de cada uno de ellos: 

1.- Coléricos

Son dinámicos, energéticos, impetuosos, trabajadores, muchas veces insensibles y enojones. Son personas que cuando se proponen algo lo cumplen porque saben focalizarse. Saben qué es lo que quieren y luchan incansablemente por llegar a eso y la terquedad es una cualidad en ellos. Son personas a quienes les gusta controlar y dirigir en todas partes y pueden caer en obsesiones. 

Son sumamente eficientes en el trabajo y “donde ponen el ojo, ponen la bala”. En otras palabras se entregan en cuerpo y alma a lo que creen o les interesa. Sus grandes cualidades son el entusiasmo y la pasión que logran contagiar a quienes los rodean, así como también el don de la palabra ya que saben convencer con sus argumentos y su elocuencia. Obviamente por esta pasión que ponen a todo, cuando algo les molesta se enfurecen con facilidad, pueden caer en la rabia y en la violencia. 

2.- Sanguíneos 

Son personas alegres, activas, superficiales, platicadoras, espontáneas y distraídas. Nada les da pena y son sumamente adaptables a las situaciones y circunstancias. Todo les interesa pero se meten poco en cada cosa. En la escuela son quienes por su mismo dinamismo se les dificulta poner atención. Saben vivir el aquí y el ahora, pues el ayer ya se les olvidó y el mañana aún no llega. Disfrutan la vida al máximo y a todo le encuentran el lado positivo. Una de sus grandes cualidades es su gran facilidad para perdonar.

3.- Melancólicos

Sensibles, soñadores, quejumbrosos, detallistas, cautelosos. 
Cuando niños tienen la cara larga con la mirada triste, lo cual lleva a los padres a preocuparse constantemente por su salud y a sobreprotegerlos. 

Son tímidos, resentidos e indecisos, ya que necesitan siempre tiempo para tomar decisiones porque estudian todas las posibilidades de una situación, tanto positivas como negativas. 

Tienen una excelente memoria cuando se trata de agravios y ofensas; no se les olvidan y con su gran sensibilidad tienden a exagerarlos y a ser sumamente rencorosos. Son introvertidos y les gusta la soledad para retirarse a soñar, pensar o a escribir algo.  Son románticos, les gustan las cenas íntimas y los detalles. Nos les agradan las multitudes ni las fiestas ruidosas. Cuando están con poca gente que les agrada, pueden tener un excelente sentido del humor. 

4.- Flemáticos

Tranquilos, pacientes, ecuánimes, observadores, bonachones, meticulosos y  rutinarios. “¿Cuál es la prisa?” parece ser su frase favorita. En otras palabras ellos llevan su ritmo. 

No pierden la cabeza ante una emergencia, la sobrellevan con inalterable tranquilidad. Su vida es muy ordenada y por eso mismo puede ser hasta rutinaria. Son callados y conservadores. Les gusta lo conocido y se resisten ante los cambios. Por su misma forma de ser les gustan los trabajos minuciosos y repetitivos. 

¿Ya identificaste qué temperamento predomina en ti y en tus seres queridos? Esto te ayudará a identificar el porqué de sus reacciones y a comunicarte mejor porque podrás comprenderlos. 

Vale la pena conocernos para creer ¿verdad? Ánimo, hasta la próxima. 
Recomendados
Recomendados