Badabun te recomienda

5 consejos para superar cualquier problema con tu pareja. La solución está en tus manos

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Cuando escuchamos a alguien quejarse de la persona con quien comparte su vida, podemos pensar al menos dos cosas. Primera: que realmente no es feliz y que tal vez separarse sea la mejor manera de resolver una situación fuera de control. Segunda: ¿cuál es la verdadera razón por la que esta persona que antes era tan feliz hoy no soporta a su pareja? La verdad es muy simple, al menos en teoría: lo que desató toda esta marea de negatividad, frustración e intolerancia, fueron muchos detalles “insignificantes” acumulados a lo largo de años. 

Como menciona el especialista en terapia familiar Jorge Daniel Moreno en su libro “13 Consejos para Fracasar en Pareja”, la verdadera razón por la que una pareja se desestabiliza y se vuelve vulnerable, son todas las acciones que desatan pleitos pequeños a diario, los malos tratos cotidianos y la falta de interés en el otro. Sencillamente todo eso lleva a la ruina cualquier relación. Recuerda: antes que cayera la gota que derramó el vaso hubo mil gotas que lo fueron llenando poco a poco.



En nuestro afán de dejar pasar o ignorar una situación para no generar conflictos, evitamos la verdadera confrontación, un intercambio sano de ideas y, sobre todo, dejamos fuera la comunicación en pareja. Muchos afirman que cuando una situación explota y llega la hora de la “feliz reconciliación”, las parejas se vuelven a unir; que es de gran ayuda a la relación, que es bueno estar un tiempo separados ‘‘para extrañarse” y darse cuenta lo mucho que se necesitan el uno al otro. ¿Pero a qué costo? Una separación, ya sea breve o larga, queda como cicatriz en la relación; una falta de respeto al compromiso y recuperar esa confianza se vuelve complicado. ¿Qué es mejor, dejar que todo se vuelva una bola de nieve que va cayendo y crece conforme se acerca al precipicio? ¿O evitar hábitos que lastimen la relación, con un enfoque más positivo? 




Permíteme dejar aquí algunas opciones más sanas para tu relación. Actuar desesperadamente resulta poco saludable cuando las cosas están a punto de romperse; es mejor prevenir y evitar los roces innecesarios, tomando la actitud correcta.

1. Analiza el “qué” y el “porqué” de tu malestar


De nada sirve tener enojo irracional hacia una persona o caer en malas actitudes sin saber el porqué. Sabes el “qué”. Por ejemplo, “me molesta que mi esposa deje el cepillo lleno de cabello”. Ahora analiza el ‘‘porqué’’. Tal vez no sea el hecho, ni siquiera el asco de usar el objeto así o tener que limpiarlo antes. Quizá lo doloroso es que ya se lo has pedido y ella ignora tu malestar. No es el hecho, sino el trasfondo. Muchas veces por algún trauma de la infancia o de la juventud, como “mi madre me obligaba a limpiar el cepillo después de que mis 4 hermanas lo usaban; yo lo hacía porque era el más pequeño”. Recuerda: ‘‘lo que te choca, te checa’’. Lo mejor que debes hacer en ese caso es hablarlo tal cual con tu pareja, y hacerle ver que este pleito se debe a un tema sensible en tu vida, así su manera de actuar respecto de esa situación será diferente.

2. No te enfoques en lo que te molesta


Es un gran reto, pues la mayoría de las veces como seres humanos tendemos a enfocar toda la atención en un asunto desagradable o en un problema sin resolver. Lo mejor es ocupar tu mente en otra cosa, algo positivo; ser paciente y pensar que fue tu decisión aceptar a esa persona con sus grandes virtudes pero también con sus defectos. No trates de adaptarla a tus gustos o creencias, ya que además de decepcionarte, harás infeliz a tu pareja. Ama y deja ser libre. 

3. Destinen un tiempo al intercambio de opiniones en pareja


Tal vez suena algo complicado, pero escojan un momento tranquilo, un día bueno, lleno de calma y prosperidad, para intercambiar ideas y sentimientos respecto de la actitud tanto de uno como del otro. Que tu pareja diga en voz alta tus puntos fuertes, así como lo que le molesta de ti, y haga sugerencias para mejorar la relación; debe ser en ambos sentidos, tú harás lo mismo, y así generan un compromiso mutuo para cambiar y hacer mejor su vida con base en lo discutido. Para muchos es complicado. Otra opción podría ser tomar terapia juntos, asistir a un retiro espiritual, o lo que funcione para ustedes con el propósito de llevar excelente vida en pareja.  

4. Nada mejora la relación como una actitud positiva


Se cazan más moscas con una gota de miel que con un barril de vinagre”. No debemos dejarnos guiar por el odio, el coraje y la negatividad. La vida y el sufrimiento lamentablemente nos enseñan a manejarnos con base en el enojo, y exigimos con tiranía en lugar de sugerir con amabilidad; amenazamos a la pareja en vez de convencerla de que nuestro punto es más favorable. 


Hay que ser asertivos, y evitar a toda costa guardar los sentimientos de enojo de manera enfermiza, acumular para después estallar; lo mejor es decir las cosas a su debido momento y con la cabeza fría. 

5. Haz una lista de todo lo bueno de tu pareja


No olvides todo lo que viste en esa persona, no dejes de lado lo bueno por detalles que pueden ser corregidos con ayuda y comunicación. Cuando la ira y la amargura nublen tu buen juicio, toma un momento para relajarte y recuerda todo lo bueno que esa persona ha hecho y sigue haciendo por ti. Si es necesario escríbelo, haz una lista, y así sabrás que vale la pena luchar por recuperar la estabilidad como pareja. 


Te voy a dejar una frase ‘‘matona’’ para cerrar el aprendizaje de hoy:

Una pareja puede sobrevivir a los más terribles desastres, pero no a un proceso de pequeñas destrucciones cotidianas”.

Recomendados
Recomendados