Badabun te recomienda

5 pasos para convertirte en un buen líder. Apréndelas y prepárate para el éxito…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Es muy común que en algunas de mis pláticas me pregunten la definición que tengo de liderazgo. Aquí, siempre viene a mi mente la palabra que sin lugar a dudas lo representa mejor: “influencia”.  Esa capacidad que tienen algunas personas  para influir en los demás, pero ¿cómo ser un buen líder o cómo identificarle?

En ocasiones puede ser difícil dirigir a la gente por las diversas formas que existen de pensar y actuar, pero a pesar de ello seguro has visto personas que tienen facilidad para “hacer que las cosas sucedan”, para ellas es sencillo realizar tareas de dirección.

Claro, también hay casos opuestos donde quienes por más que intentan imponer su voluntad, nada más no lo logran y hasta les resulta frustrante. 

Hay una gran diferencia entre dirigir con poder y dirigir con autoridad. Poder es la forma de forzar o coaccionar a alguien para que haga tu voluntad aunque preferiría no hacerlo, pero que se ve obligado a obedecerte debido a tu posición o fuerza. En como si le dijeras: ¡Se hace porque lo ordeno yo! ¡Porque soy el gerente!, ¡Porque soy el encargado! o simplemente, porque ¡soy tu papá! 

La autoridad es el arte de lograr que la gente haga lo que tú quieres por tu influencia personal. Hago énfasis en la palabra “arte” porque el diccionario indica que el arte es una destreza. 

El ser un buen líder es algo que puede aprenderse de varias formas, entre ellas encontramos la capacitación y la imitación de otros que han dejado huella en nosotros. Es por eso que hoy quiero compartirte los cinco niveles de liderazgo para que analices en cuál te encuentras, tanto en el ámbito familiar como el profesional. No es malo estar y vivir permanentemente en alguno de estos niveles. Lo malo es que te privas de la oportunidad de avanzar en  ese afán que todos debemos tener  por ser buenos líderes. 

1.- Primer nivel : La gente hace lo que dices por la posición que tienes 

Te obedecen por tu jerarquía y sabes que impones tu voluntad sabiendo que los demás no están conformes con tus decisiones.

2.- Segundo nivel : La gente te obedece porque te lo permite

Se da cuando tú pones el ejemplo y eres el primero en cumplir lo que le pides a los demás. No podemos exigir lo que no vivimos y no practicamos, la gente no creerá en ti si no ves congruencia entre lo que dices y lo que haces. Cuando el líder conoce, vive y hace partícipe su misión con un alto grado de compromiso y responsabilidad, se nota que hace lo que le gusta y por eso está comprometido con el ejemplo. 

3.- Tercer nivel : El líder ve su desempeño en productividad y calidad

Es decir, se nota el liderazgo, se mide por el trabajo, ingresos y ahorros de la empresa, es decir, se mide en resultados. Este líder cuida los recursos y logra que la empresa sea rentable, el objetivo principal de cualquier negocio. Este líder también fomenta en su familia el hábito del ahorro, la disciplina y la participación de todos en la buena marcha del hogar. 

4.- Cuarto nivel : El líder se preocupa por el desarrollo humano de su gente

Eso sucede cuando sin descuidar los conocimientos técnicos busca transmitir valores y principios que nos ayuden a vivir en armonía;  se ve la disposición de trabajar en equipo, de hacer que todos se sientan bien porque son tomadas en cuenta sus opiniones y puntos de vista para el beneficio de la empresa o la familia. 

5.- Quinto nivel : El equipo hace lo que el líder dice por su personalidad y el respeto que se ha ganado con el paso del tiempo 

Ocurre cuando conoces a fondo a los integrantes de tu equipo, sabes el beneficio que se da cuando tratas a los demás como tú quieres que te traten y cómo les gustará a ellos tratados. 

Es importante recordar que un buen líder se mide en la adversidad y no en la tranquilidad, que la tranquilidad se refleja en los conflictos. Por eso nos sorprendemos cuando un líder sale de sus casillas al contradecirle o cuando las cosas no salen como lo planeó. 

Un verdadero líder sabe que tiene un gran responsabilidad, debe encontrar su dominio personal por su bien y el de todos los que dependen de él. Cuando el líder no tiene autoconocimiento o autocomprensión existe el peligro de que use a los miembros de su equipo como recipientes de su neurosis, traumas y carencias.

Cuando un líder resuelve sus dilemas internos y conflictos, mejora su autoestima, es más servicial, sensible y productivo.
Recomendados
Recomendados