Badabun te recomienda

Este mal hábito puede estar destruyendo tu relación. Mira cuál es y cómo evitarlo

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Pudiéramos decir que cierto grado de competencia en la vida es normal. Competimos con nuestros hermanos, con nuestros compañeros de escuela, en el trabajo, en los deportes y más. Cierto grado de rivalidad es natural y benéfico, pero en ocasiones, si la competencia no se maneja adecuadamente, puede ser nociva; tal es el caso cuando competimos con nuestra pareja. Hoy quiero compartirte cómo romper ese peligroso hábito. 



Hay tres grandes grupos que muestran los tipos de competencia en una pareja, tanto en relaciones de noviazgo como en el matrimonio.


1. En lo afectivo:


a) Quién tiene más amigos.

b) A quién aman o admiran más los hijos.

c) Quién tiene más autoridad sobre ellos.

2. Personal:


a) Quién tiene mejor físico.

b) Quién es más inteligente.

3. En lo profesional:


a) A quién le va mejor en sus estudios.

b) Quién tiene mejor trabajo.

c) Quién gana más dinero.

d) Quién es más exitoso.

Antes era muy marcada la función que cada quien desempeñaba en la pareja, lo cual de cierta manera evitaba algunos conflictos. Hoy en día, que las mujeres sean más independientes y busquen su desarrollo personal y profesional como los hombres, provoca algunas rivalidades. 


La lucha de poderes puede darse de forma inconsciente y es más común de lo que parece, por lo que es importante identificar si nuestra pareja compite con nosotros o nosotros con ella. Aquí algunas señales de las más comunes. ¿Cuál te suena familiar? 

1. Hace comparaciones constantemente: “Mi trabajo es mucho más importante que lo que tú haces”.

2. Minimiza los logros y/o cualidades de su pareja: “No es nada comparado con lo que yo he logrado”.  

3. Presume su poder y sus logros: “¡Todo lo que tenemos es gracias a mí, porque con lo que tú ganas...  ¡ni para los chicles!”

4. Subestima su ayuda y duda de sus capacidades: “No creo que puedas lograrlo”.

5. Hace planes sin consultar a su pareja. No cree necesaria su opinión, al fin y al cabo él o ella tiene el poder.

6. Critica todo lo que hace el otro. Intenta siempre demostrar que es inferior. 

En estos casos se puede hacer mucho. El que una pareja trabaje en conjunto para lograr las metas individuales o las de ambos les dará mucha fuerza, los impulsará a lograr sus objetivos y cada una de las partes podrá reconocer el mérito de la otra. Aquí algunas estrategias:

1.- Comunicarse


Algo fundamental cuando uno observa que el otro está compitiendo, es sentarse a platicar al respecto. El éxito y los logros individuales son fruto del esfuerzo compartido; estar en pareja es trabajar en equipo. Recuerden que de no estar juntos y no haber superado los retos, los logros que celebran no hubieran sido posibles.

2.- Liderazgo no es competencia


Es decir, que uno sea líder no significa que es el rival a vencer. 

3.- Cambiar competencia por admiración


Todos tenemos algo que nos hace especiales, por lo tanto hay que decir a la pareja cuáles son las cosas que nos enorgullecen de él o ella. Esas cualidades son las que hicieron nacer el amor, ¿lo recuerdan? 

4.- Ayuda profesional


Si su relación se ha visto demasiado afectada por competencias innecesarias, y sienten que han llegado al límite, lo mejor es buscar ayuda profesional.

5.- Amor es compartir


Los éxitos saben mejor cuando se comparten con la pareja. Si se ama de verdad uno se alegra con los éxitos del otro y se entristece con sus fracasos.

Claro que es bueno que alguno de los dos destaque en algunas áreas, lo más seguro es que el otro también lo haga en aspectos diferentes, y juntos podrán hacer cosas increíbles, no lo olvides. Ánimo, y hasta la próxima.

Recomendados
Recomendados