Badabun te recomienda

Mira cómo el ejercicio hace a tu familia más unida, saludable y feliz. Es la mejor forma de…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Por lo general tomamos el tiempo necesario para escoger el atuendo que utilizaremos cada día. En las mañanas las mujeres procuran darse al menos una hora para arreglarse y los hombres se afeitan para lucir presentables. ¡En fin!, la rutina diaria está inclinada a nuestro aspecto, pero hay una parte mucho más importante que descuidamos enormemente: la salud física. No se trata de embellecer el exterior sino el interior, y con ello me refiero a nuestro organismo. 

En la actualidad nos enfrentamos a un problema mundial, ya que no solamente somos víctimas del sedentarismo y la inactividad, sino que estos padecimientos nos orillan a tener una alimentación cada vez más desordenada, llena de malos hábitos y con menor calidad de vida.



Este problema lamentablemente es global, y cada año nos revelan que la cintura de todos va en aumento, así como las muertes prematuras por causa de obesidad y sobrepeso. Nos enfrentamos a desórdenes alimentarios que tienen consecuencias directas en nuestra salud. La cantidad de comida ingerida aumenta, pero lo peor es que en lugar de complementar la alimentación con frutas y verduras, consumimos azúcares, grasas y productos en conserva, que son sumamente dañinos; todo esto además de la falta de actividad física, lo cual está reduciendo la esperanza de vida de la población en general.




Debemos frenar este problema; no podemos seguir en la indiferencia mientras nuestros niños y nuestros jóvenes pierden el interés en el ejercicio y son cada vez más sedentarios. Los alarmantes datos de la Organización Mundial de la Salud revelan que toda la población de la Tierra suma un peso de 287 millones de toneladas. Es algo simplemente impresionante. Pero lo más triste de todo es que un tercio de esa cifra corresponde tan sólo a Estados Unidos y México, aunque ambos países representan sólo 6% de la población mundial. ¿No te parece esto preocupante?


A continuación te revelaremos interesantes datos y algunas propuestas para combatir este problema, que aqueja día a día al mundo entero. Recuerda que el cambio comienza desde adentro, no es sencillo; pero vale la pena dejar de lado hábitos dañinos para conservar la salud y poner el ejemplo a nuestros hijos. 


¿Por qué es tan importante hacer ejercicio?

La galardonada escritora de fitness Gretchen Reynolds, quien además de ser periodista y columnista de gran reputación del diario estadounidense “The New York Times”, ha dado a conocer diversos estudios relacionados con la actividad física, en su libro “Los Primeros 20 Minutos” indica lo siguiente: para un adulto promedio lo ideal es realizar al menos 150 minutos de ejercicio a la semana, ya que caminar siquiera durante 20 minutos ayuda a mejorar la memoria. Además, debido a la liberación de endorfinas y químicos por la actividad física se mejora el humor y se fortalece el cuerpo. Tristemente, 31.1% de la población adulta a nivel global es sedentaria casi por completo. 


Esto es lo que estamos enseñando a nuestros jóvenes.

No es buen ejemplo el que casi una tercera parte de la población adulta da a niños y adolescentes, ya que más del 80% de jóvenes de entre 13 y 15 años no realizan ni siquiera una hora de ejercicio intenso al día, aunque éste es óptimo para el desarrollo total de su cuerpo a esa edad. Estos datos no son nada alentadores, ya que jóvenes inactivos son sinónimo de adultos sedentarios. Seamos realistas: si no se forma un hábito a temprana edad, es muy difícil (pero no imposible) hacerlo en la adultez. 


6% de casos de enfermedades cardíacas tienen relación con la inactividad.

Este dato es a nivel mundial, considerando estos dos factores: inactividad y mala alimentación. Con el paso del tiempo se ha revelado que estos malos hábitos también pueden provocar enfermedades como diabetes, cáncer de colon y cáncer de mama, incluso en personas que no fuman. Sobrepeso y obesidad cobran la vida de casi 5.3 millones de personas al año. 


¿Cómo podemos revertir estas alarmantes cifras? 

No queda otra opción más que moverse, como indica Gretchen Reynolds. Con 20 minutos de ejercicio al día nuestra salud puede mejorar de manera inimaginable. Debemos empezar a actuar, pues con el ejercicio los músculos se fortalecen y crecen, liberamos toxinas y, sobre todo, comenzamos a combatir un problema que afecta a todo el mundo. ¡Hay que movernos desde ya! 


Recuerda que… 

Ante la crisis y la adversidad, lo peor que podemos hacer es no hacer nada”.
Recomendados
Recomendados