Badabun te recomienda

Mira cómo todo lo que haces impacta la vida de tu familia. De ti depende su…

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO






Quizá cuando leíste el título de esta nota pensaste en cómo otras personas han impactado tu vida, pero quiero que te tomes unos minutos para reflexionar en el efecto que tú has tenido en otros, y en los grandes personajes que gracias a sus acciones cambiaron la historia. Sin duda la influencia es algo especial. ¿Cómo estás manejando la tuya? Es el tema que quiero compartirte el día de hoy.

Personajes como Jesucristo, la Madre Teresa de Calcuta, Nelson Mandela, Adolf Hitler, entre otros, han demostrado que se puede tener influencia para bien o para mal. Pero estos ejemplos no sólo llegan a nuestra vida de figuras históricas importantes; también están en nuestros familiares y amigos, incluso en algunos desconocidos.



Hay quienes dijeron algo en el momento preciso, otros que se convirtieron en ejemplo a seguir por una acción, quizá hubo quien escribió o cantó algo que nos llegó al corazón; todas son personas que influyen en nuestra vida por esos vínculos que formamos. 




Esto me lleva a hablar del punto más importante en el tema: el darnos cuenta de cuántas vidas estamos influenciando y cómo lo estamos haciendo. Debemos reflexionar en las acciones que hacemos y son apreciadas por otros de manera que modifican sus hábitos y sus costumbres. La realidad es que, aunque podríamos impactar a muchas personas que nos rodean, no tenemos el mismo nivel de influencia con todas. 


Puede haber amigos en los que influimos enormemente y otros que ni atención nos ponen. Quienes somos papás experimentamos algo parecido con los hijos, nuestro ejemplo predomina más en uno que en otro. John Maxwell, experto en liderazgo, ha explicado que la contribución que tenemos en los demás no llega instantáneamente ni por igual a todos. Depende de muchos factores y su fuerza puede ser medida en cuatro etapas:

Nivel 1 – Modelo


Se influye en otros por lo que ven en nosotros, es decir: “la palabra impacta pero el ejemplo arrastra”. La mayoría sentirán tu influencia si te perciben como alguien positivo, confiable y con cualidades dignas de imitarse. La primera impresión es fundamental, ya que no siempre se tiene una segunda oportunidad para mostrar nuestra verdadera esencia. Podemos sufrir una decepción cuando, al conocer mejor a una persona, nos damos cuenta que la idealizamos erróneamente. 

Nivel 2 – Motivación


La idea es influir en otros, motivándolos con nuestras palabras y nuestras acciones. Te conviertes en motivador influyente cuando animas a los demás y te comunicas con ellos en un mismo nivel emocional. Entonces las personas se sentirán cómodas contigo y consigo mismas, durante los momentos que compartes con ellas. Tu nivel de importancia aumentará cada vez que las trates.

Nivel 3 – Mentor


Cuando motivas y animas a los demás, ya sean compañeros de trabajo, amigos o familiares, te das cuenta del impacto que tus acciones provocan en ellos. Pero para aumentar esa influencia y hacerla duradera es necesario avanzar a este nivel, llamado “Mentor”. Debes transmitir tanto con tu ser como con tu saber; de esa manera quienes te rodean serán capaces de modificar sus costumbres. En otras palabras: un mentor, con su entusiasmo puede ser capaz de derramar su vida en otras personas y ayudarlas a alcanzar su potencial. A medida que se entrega en una misión en la cual cree y hace que crean los demás, los ayuda a crecer personal y profesionalmente. Se convierte, según sea el caso, en maestro o maestra de vida que con su ejemplo, motivación y entusiasmo, transmite la esencia de su forma de ser. 

Nivel 4 – Multiplicación


Este es el nivel de influencia más alto que puedes tener en las vidas ajenas. Como multiplicador de su influencia, puede ayudar a otras personas a convertirse en seres iguales a él o más influyentes. Comparten lo que aprendieron y cosecharon, y dejan un legado mayor. Desafortunadamente pocas personas llegan a este cuarto nivel, aunque todos tenemos el potencial para hacerlo. Esto requiere tiempo, humildad, generosidad y compromiso.


Recuerda que todos podemos tener en los demás influencia tanto positiva como negativa. Cada uno de nosotros tiene una misión en la vida y lo ideal es conocerla, para transmitirla a los demás y hacerlos parte de ella. Si reconoces que tu influencia en los demás no ha sido positiva, puedes cambiar hoy mismo, ¡modifica tus acciones! El legado que puedes dejar es enorme, y más importante que el económico. Será un legado valioso, que enseñará que en la vida se puede triunfar en todos los aspectos con fe, con entusiasmo, con decisión en hacerla cada vez mejor. La influencia es parte de la huella que dejarás en el mundo. ¿Cómo quieres que sea? Sí que tenemos una tarea importante.
Recomendados
Recomendados