Badabun te recomienda

2 consejos para vencer el miedo y dudas que controlan tu vida. Lograrás todas tus metas

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Todos hemos sufrido por causa de la incertidumbre, esa sensación de intranquilidad disparada por la ansiedad del futuro impreciso, en la que normalmente somos presa de nuestros propios miedos, el temor de no saber qué pasará y la sensación de inquietud que no deja de preguntar: ¿Cuál es la mejor decisión? ¿Y si mejor no le digo?



Parte de la belleza del futuro es que hay miles de oportunidades que aún no conocemos, una nueva posibilidad de crecer y de lograr cada uno de nuestros objetivos. Sin embargo, nos asfixia la idea de no saber qué pasará ni tener control sobre ello, y nos provoca inseguridad y sufrimiento. 




Debemos tener claro esto: el futuro siempre será incierto, pero también aprender a tomar decisiones, con plena conciencia de que no tenemos una bola de cristal que nos muestre todas las opciones para escoger la más apropiada. 

Permíteme compartir unos consejos, para que la frustración y la angustia que provoca la incertidumbre no se conviertan en un miedo paralizante que te aleje de tus metas. 

Acepta tu incertidumbre positivamente


Hay que aprender a vivir con ello, en lugar de pasar noches en vela pensando y cuestionando si de verdad todo lo que has elegido tuvo los mejores resultados en tu vida, porque cuando sentimos que la incertidumbre nos acecha nuestras decisiones y nuestros impulsos parecen fracasar, lo cual genera crisis en nuestro estado de ánimo; todo parece estar sumido en el caos y finalmente llega la depresión. No podemos controlarnos. No obstante, es posible que aun en ese estado lleguemos a la serenidad, y ya un poco más tranquilos, seamos capaces de ver el panorama con calma y actuar asertivamente. Te darás cuenta que no hay nada que puedas hacer más que conformarte con esa situación, acepta lo que está pasando pero jamás te resignes. 

¿Qué hacer cuando la incertidumbre acecha tu mente?


Una vez que tu mente ha asimilado el duro golpe de la aceptación puedes reconocer qué tanto daño te ha hecho ser presa de la ansiedad. Quizás la respuesta y la tranquilidad que buscas las encontrarás con ayuda de alguien cercano, aunque una sesión de ejercicio o meditación también podría serte útil. Esto forma parte de la conformidad con tu situación, pues resignarse es quedarse con los brazos cruzados y con una mala actitud ante el futuro incierto. Debes aprender a ver la vida como es, en toda su amplitud, con los errores que cometas y los aciertos que tengas; debes soltar un poco la mente y estar dispuesto a ceder el control en algunas circunstancias en las que no tiene caso atormentarte, ya que el futuro es impreciso y ni tú ni nadie podrán cambiar eso jamás.  


No pierdas la cabeza; si tu vida toma un rumbo desconocido, cuando la incertidumbre es más grande debes actuar con prudencia, ser inteligente y apoyarte en la razón, para que las dudas se despejen y vuelvas al sendero de la luz. 

Acepta la incertidumbre, espera con paciencia pero jamás te resignes.

Recomendados
Recomendados