Badabun te recomienda

5 Formas de disfrutar y vivir el presente. Estos consejos te cambiarán la vida

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


¿Cuántas veces dejamos pasar una gran oportunidad por miedo a equivocarnos? ¿Cuántas personas vemos temerosas o arrepentidas, atormentándose y viviendo en el pasado, en lugar de aceptar, dejar ir y comenzar a vivir el presente?



Me llama mucho la atención una frase de Buda que está llena de sabiduría y reflexión. Un día alguien le preguntó qué le sorprendía más de la humanidad, y su respuesta fue: “Los hombres que pierden la salud para reunir dinero, y luego pierden el dinero para recuperar la salud; por pensar ansiosamente en el futuro olvidan el presente; viven como si nunca fuesen a morir y mueren como si nunca hubieran vivido”.




Estas palabras por más impacto que puedan causar son increíblemente ciertas, y reflejan de manera perfecta el razonamiento general hacia la vida. Nos la pasamos preocupándonos por un futuro incierto que satura la mente con pensamientos negativos y amarga el presente, o nos quedamos estancados en el pasado, lamentando la manera en la que todo ha ocurrido. Te recomiendo que pongas atención a estos puntos, ya que pueden ser de gran ayuda para que vivas el presente con mayor paz y tranquilidad.  

"No te atormentes por el pasado"


¿Qué caso tiene vivir en el pasado y lamentarte por lo que sucedió si ya nada se puede hacer? Enfócate en disfrutar la etapa en la que estás ahora, pues no se repetirá nunca más. Permite que tu mente se despeje, medita y cierra ciclos, no dejes que el pasado siga persiguiéndote. Ten en cuenta que los errores son experiencias que de alguna forma te han convertido en la persona que eres ahora, para bien o para mal, y deja de gastar tu energía en cosas que por más que quieras, no podrás cambiar. Vive con plena conciencia, ya que el tiempo no perdona y lo que no has disfrutado hoy se convertirá en un lamento más del pasado el día de mañana.

"El futuro es incierto, nos puede llenar de dudas y temores"


Es doloroso ver a las personas que sufren y se atormentan por hechos negativos que aún no pasan y que tal vez jamás sucederán. Viven en la duda y en constante temor pensando: “¿Qué tal si me corren?”, “¿Y si me equivoco?”, “No tiene caso confesarle mi amor, de seguro luego me dejará por otro u otra”.

Que lo pienses no quiere decir que va a ocurrir, recuerda que todos podemos equivocarnos y no es nada saludable tratar de adivinar y explorar posibilidades lejanas de un futuro incierto. Nadie puede saber ni anticipar lo que aún no ocurre, pero sí podemos prepararnos y vivir el presente para disfrutar de una vida plena. Deja descansar tu mente y pon límites a la negatividad, preocuparte de más solamente hará que tu vida se llene de amargura y miedo. Como dijo John Lennon: “La vida es lo que sucede mientras estás ocupado en hacer otros planes”.

"Vive el presente como lo que es: un regalo"


Hay que vivir a plenitud todas las emociones y experiencias que nos trae la vida: la alegría, la tristeza, el amor e incluso el dolor, pues todo ello puede dejarnos un aprendizaje invaluable. Vivir el presente es “estar”, disfrutar el aquí y el ahora, y un regalo que se nos da desde el momento en el que llegamos al mundo, pero muchos estamos tan preocupados por el pasado o el futuro, que dejamos de lado lo inmediato. 

La próxima vez que estés inundado de pensamientos tormentosos, llenos de amargura, negatividad y dolor, pregúntate: ¿De verdad vale la pena desperdiciar mi tiempo con lamentaciones del pasado, o preocupándome por cosas que aún no ocurren y tal vez jamás pasarán? Enfoca tu mente de nuevo en lo que estás haciendo; a veces el pensamiento viaja a los momentos complicados repasando una y otra vez las decisiones tomadas, pero no dejes que esto interrumpa tu momento de lectura, o ese tiempo que dedicas a tu familia. No permitas que la angustia te domine. 

¿Qué puedo hacer para vivir el aquí y ahora? 


Yo he seguido con mucho éxito un ejercicio muy sencillo para controlar estos pensamientos negativos, porque todos estamos expuestos a que nos lleguen. Sólo hay que aprender a tener el control, es como una especie de “ancla”, algo que te regrese al presente y evitar que tu mente continúe divagando. 

Utiliza una palabra. Puede ser algo sencillo como “Focus” (Enfócate) o “Out” (Fuera), algo corto, conciso, y que al pronunciarlo en voz alta despeje de tu mente todo pensamiento negativo. Enfocarse es muy importante para no dejarse llevar por los recónditos laberintos de la mente, pues lo que se va a vivir siempre es mucho más bello que cualquier recuerdo. Se trata de educar la mente para sentirte feliz aquí y ahora. 

Observa tus pensamientos


Otra opción que funciona muy bien es convertirse en observador silencioso de nuestros propios pensamientos, tal como aconseja el escritor Eckhart Tolle en su libro “El Poder del Ahora”, en el cual menciona lo siguiente: “Cuando la mente no está educada se resiste a vivir en el ahora. Cuando esto te ocurra, detente a «ver» tus pensamientos, cuáles llegan sin invitación y nos quitan energía. Simplemente «obsérvalos» y diles que no son bienvenidos. Conviértete en un observador silencioso. No te acongojes cuando lleguen esos pensamientos, sólo obsérvalos, detéctalos, trata de ignorarlos y pronto se irán alejando porque no son invitados”. 

Eres dueño de tu destino, quien controla tu mente, tus pensamientos; no permitas que sea de otra manera, aprende a disfrutar de la vida y lo que se te ofrece en este momento: escucha, ríe, aprende, ama y valora todo lo que tienes, porque el tiempo se acaba y con ello la vida misma. 


Te dejaré un bello pensamiento para terminar nuestro tema de hoy:

Cuando pasen los años de lo que más nos vamos a arrepentir no será de lo que hicimos, sino de lo que dejamos de hacer, de lo que no bailamos, de lo que no dijimos, de lo que no disfrutamos, de lo que no amamos, de lo que no vivimos”.
Recomendados
Recomendados