Badabun te recomienda

7 consejos para afrontar el miedo a una enfermedad. Nunca te des por vencido

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


¿Crees que una actitud positiva puede ayudar a recuperarse de enfermedades o a sobrellevarlas de mejor manera? ¿Qué tanto influye la actitud para soportar un padecimiento? Ya te he platicado que sentimientos como el rencor y el resentimiento disminuyen la salud, pero también está el caso de los males que sanan más rápido por una buena actitud. Es el tema que quiero compartir contigo en esta ocasión.

Es fácil vivir con optimismo si gozamos de buena salud, si tenemos dinero en la bolsa o alguien que nos ame. El reto nos mide cuando hay que mostrar armonía y actitud positiva ante los asaltos de la adversidad, envueltos en problemas, enfermedades, situaciones incómodas y sinsabores que nos desestabilizan y ocasionan que nos invada la tristeza.



Por eso admiramos a quienes, a pesar de sufrir alguna enfermedad, siempre ofrecen una sonrisa a quienes les rodean; no pierden la esperanza, confían en que algo mejor llegará a su vida. ¿Cómo lo hacen? ¿Qué los inspira para actuar así, positivos y optimistas a pesar de que pareciera que el mundo conspira contra ellos? ¿Qué tanto influye la actitud en las complicaciones o en la cura de una enfermedad? Si alguien cree que algo puede dañarlo y lo hace con fe, se convierte en realidad. 



Esto me hace recordar un estudio realizado en Japón en 1962, con un grupo de niños sumamente alérgicos a la hiedra venenosa, publicado en el libro “El Placebo Eres tú”, del doctor Joe Dispenza.  


Los investigadores frotaron un antebrazo de los chicos con una hoja de esa planta, pero les dijeron que era inofensiva; luego les tallaron el otro con una hoja común, diciéndoles que era hiedra venenosa. A todos les salió sarpullido en el brazo en que les mintieron haciéndoles creer que les aplicaron la hoja de hiedra venenosa. A once de los trece niños no les salió ninguna erupción en el brazo donde les frotaron la hiedra venenosa.


Esta investigación dejó atónitos a quienes la realizaron, a mí, y estoy seguro de que también a ti. ¿Por qué una hoja inofensiva provocó alergia y la que de verdad era venenosa no? ¡Por el pensamiento!, que anuló por completo sus creencias y sus recuerdos. Por el contrario, la hoja inofensiva se convirtió en dañina por creer que lo era.

¿Cómo mantener actitud positiva ante una enfermedad? Aquí siete puntos a considerar : 

1.- Sé consciente de la situación y acéptala


Entiende que la enfermedad está en tu vida y no te resistas. En ocasiones el malestar es producto de un mal hábito, así que al encontrar el origen podrás dar con una solución.

2.- Manos a la obra


Separa lo que depende de ti y lo que no. Evita los malos hábitos, obedece a tu médico, cuida lo que comes, reposa, lucha con todo aquello que esté en ti. 

3.- Mantén actitud mental positiva, sentido del humor y optimismo


No te adelantes a los hechos, no permitas que la incertidumbre y el miedo controlen tu vida; piensa en lo que sí quieres que ocurra, que si otros han superado una situación parecida tú también puedes. Se ha demostrado que las personas que mantienen actitud optimista a lo largo de su enfermedad, consiguen una esperanza de vida superior a la de gente con actitud negativa o pesimista. Es más, si alguien a quien se le diagnostica una enfermedad mantiene mala actitud, que implica compadecerse de sí misma, no ver salida, tristeza continua, etcétera, es muy probable que llegue a desarrollar otro padecimiento paralelo, como la depresión, además de agravar la ya diagnosticada. 

4.- Infórmate


Investiga todo lo que sea posible sobre tu enfermedad, haz una lista de tus dudas y pregúntale a tus médicos, procura que te expliquen todo. El conocimiento te dará seguridad. 

5.- Rodéate de gente positiva


No necesitas gente negativa que te robe la energía. Es en los momentos difíciles cuando más necesitamos de nuestros seres queridos para contagiarnos energía positiva. Platica con quienes han tenido la misma enfermedad y la han superado. 

6.- Comparte


Expresa tus sentimientos con personas de tu confianza, no te guardes todo para ti y mucho menos te hagas el o la “fuerte”. Puedes desahogarte, es parte de tu mejoría emocional. 

7.- Continúa


Continúa con tus actividades diarias, claro que tomando en cuenta los límites por tu enfermedad; no te aísles ni te encierres, sal con amigos, al cine, etcétera.

Como ves, la actitud ante una enfermedad es clave para la recuperación, mejorarás el pronóstico y llevarás el tratamiento de manera más positiva. ¡Ánimo, y hasta la próxima!
Recomendados
Recomendados