Badabun te recomienda

Ama a tus hijos porque solo son prestados. 8 cosas que NO debes olvidar decirles

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Cierto es que los hijos salen del vientre de la madre, son amados, cuidados, educados y criados de acuerdo con los valores y principios de la familia… Sin embargo, eventualmente comienzan a mostrar su carácter, a explorar e ir en busca de sus intereses, tomando la vida en sus manos y con ello decisiones que influyen de forma directa en su presente y su futuro, para finalmente dejar el nido y emprender su propio camino.



Por ello hay que disfrutarlos, valorar cada momento a su lado, dedicarles tiempo de calidad, siendo padres presentes en momentos que no se repiten, como verlos dar sus primeros pasos, escuchar sus primeras palabras, encontrar día con día la oportunidad para crear recuerdos con y para ellos, acompañarlos en su aprendizaje de vida, escucharlos y darles palabras de aliento, pues llegará el día en que te sorprenderá lo mucho que han crecido, y todo lo que hayas creído y creado con tus hijos marcará no sólo sus vidas, sino también la tuya.




Hoy te comparto 8 mensajes que personalmente he dedicado a mis hijos, con el fin de inspirarte a encontrar en el fondo de tu corazón las palabras ideales para que conectes con los tuyos en el momento de su partida.

1. He hecho mi mejor esfuerzo como padre. Tal vez no soy el mejor, y como todo ser humano a veces me he equivocado, pero me queda la tranquilidad de que a mi modo he intentado hacerles felices todos los días.

2. He buscado ser congruente en mis palabras y mis acciones. Me ha quedado claro que las palabras enseñan pero el ejemplo arrastra, por lo que me esfuerzo por ofrecerles la mejor versión de mí mismo. Siempre seré su padre e intentaré enseñarles, aunque no vivamos bajo el mismo techo.


3. Siempre trato de mostrarme fuerte ante ustedes. Aunque en lo privado me desmorone deseo que ustedes me miren con fuerza y voluntad, pues quiero que vean que no importa la magnitud de los problemas por los que atravesamos, todo pasa y pasa para bien, ya sea para dejarnos un valioso aprendizaje o para impulsarnos al cambio, o porque se avecina algo mejor. Nuestra actitud marcará la diferencia en cualquier situación a la que nos enfrentemos, porque después de la lluvia un hermoso arcoiris nos deleitará.

4. Lamento que hayan presenciado discusiones de pareja. Probablemente ahora ya puedan comprender que esto es parte de la vida de pareja, sin embargo quiero que sepan que como sus padres, siempre procuramos llegar a acuerdos y jamás falté al respeto a su madre. Además, estoy seguro que ustedes pueden ver que el amor predomina entre nosotros. 

5. Conservar la paciencia cuando ustedes pierden la calma ha sido mi meta diaria. Éste es un gran reto de la paternidad, pues no ha sido nada fácil modelar mi temperamento; y aun cuando me ganan emociones como el enojo, la frustración, o incluso el miedo o la tristeza, siempre estaré dispuesto a corregirlo, una y otra vez, para mostrarles que la paciencia y la calma son la mejor vía para solucionar las cosas, lo cual ha sido mi máxima prueba de madurez.


6. Dios es amor. Es mi deseo que alimenten tanto su inteligencia como su espíritu, creyendo en un Dios amoroso que les acepta incondicionalmente, tal como son. Deseo que tengan la  firme creencia de que Dios es su apoyo y su fuerza para las pruebas más difíciles de la vida.

7. Ustedes son mi motor. No hay día que no me sienta agradecido y afortunado de tenerles en mi vida. Hoy y siempre les haré saber lo mucho que les amo y el regalo tan grande que significa tenerles a mi lado. Mi vida estaría incompleta sin ustedes.

8. Siempre estaré aquí para ustedes. Día a día recuerdo que Dios nos presta a los hijos; me llena de dicha saber que ustedes son seres únicos, que tienen sus propios sueños, talentos, intereses y deseos; que tienen sus propias ocupaciones, amigos, pasatiempos y demás aspectos de la vida, en los que no siempre estaré presente. Y no me queda más que confiar en que todo lo que hice como padre, lo hice motivado por el amor que les tengo, buscando y esperando lo mejor para ustedes. No olviden que, no importa el tiempo ni el lugar, siempre estaré aquí cuando me necesiten.

Finalmente, sólo me queda decirles que no hay nada que me haga sentir más feliz y orgulloso que ser su padre. Gracias por existir. ¡Les amo!



Recomendados
Recomendados