Badabun te recomienda

Dale a tus hijos la oportunidad de vivir sus vidas, NO la tuya. Mira cómo enseñarlos a ser independientes

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Adultos que aún dependen y viven con sus padres, ¿es sano?

Cuando los hijos dejan el hogar paterno para estudiar, trabajar, formar una familia, o simplemente para independizarse, surge una enorme preocupación de los padres; se preguntan si sus retoños ya están listos para valerse por sí mismos sin ayuda, sin consejos ni supervisión de ellos. 


No hay una edad ideal o exacta para que los hijos hagan vida propia, todo depende de su madurez emocional, que se consolida alrededor de los 25 años, de acuerdo con algunos especialistas.


En la actualidad enfrentamos un fenómeno social que está en aumento: adultos de 30 y 40 años o más, que todavía viven con sus padres y no tienen intención de salir de casa. 

Muchas veces los hijos sienten necesidad de independizarse y tienen posibilidades para hacerlo, pero se detienen por evitar que los padres sufran por su ausencia. Éstos a su vez frenan la liberación por miedo, ya sea a que el hijo viva solo o a que los deje solos.


A continuación enlisto algunas de las razones por las que hijos adultos continúan en el hogar familiar:

· Alguna discapacidad o enfermedad, ya sea de ellos o de los padres.

· Dependen económicamente de sus papás.

· Padres sobreprotectores, que les cortan las alas. Propician en sus hijos falta de ambición, de iniciativa, incapacidad para tomar decisiones y miedo a enfrentarse a la vida por sí mismos. 

· Chantaje de los padres. “¡Si te vas ¿qué va a ser de nosotros?! ¡¿Así me pagas tanto sufrimiento y tantos años de ver por ti?!”

· Por comodidad. Mamá le prepara los alimentos, le tiene ropa limpia y planchada, tiende su cama y lo consiente.


Papá, mamá, sé que es grande el amor que tienen a sus hijos, que es muy fuerte el vínculo emocional que les une y mucho el tiempo que han estado juntos, pero cuando su hijo adulto les exprese su deseo de independizarse, no le corten las alas ni frenen sus intenciones. Es hora de cortar el cordón umbilical y dejarlos vivir su propia vida, disfrutar su libertad y experimentar sus errores.

Es muy válido y respetable que hijos adultos aún vivan con sus padres. Si así son felices todos, ¡adelante! Sin embargo, en esta organización familiar es sano que los padres tengan espacios para sí mismos, que cada miembro de la familia tenga sus responsabilidades. El hijo tiene que afrontar sus gastos y sus necesidades, aportar para la manutención y limpieza del hogar. Increíblemente todavía son muchas las madres que siguen atendiendo a sus hijos adultos como si fueran niños pequeños.



Ahora bien, quiero compartir contigo algunas recomendaciones para favorecer el proceso de independización de los hijos. Considera lo siguiente:

1. El proceso de independencia debe comenzar en casa. Desde pequeños debemos fomentarles su autonomía, enseñarles a tomar decisiones y darles responsabilidades de acuerdo con su edad.



2. Permítele decidir y asumir consecuencias. Muchas adultos, e incluso casados, no dan un paso sin antes consultarlo con sus papás. Para un padre puede ser un gran halago que su hijo, a los 40 años, prácticamente le solicite aprobación para todo lo que realice; pero te aseguro que es un gran error. El error lo comete el padre, no el hijo, ya que su tarea es criarlo en un entorno de seguridad y confianza básicas, que le permitan integrarse al mundo con la certeza de hacer lo correcto. ¿Qué será de él cuando le falten sus padres?

3. Hazle saber que cuenta con tu amor y tu apoyo; que tenga la certeza de que deseas seguir siendo parte activa de su vida. Cuando emprenda su propio viaje tú serás un espectador y en ocasiones, acompañante. Si tu hijo llega a tener problemas o pierde su camino, deja claro que estarás disponible para él en cualquier circunstancia, pero que finalmente será él quien deba tomar decisiones así como afrontar las consecuencias de sus actos.


Siéntete muy orgulloso de ti mismo por haber criado hijos autosuficientes y responsables de sobrevivir y prosperar por su cuenta. 

Una vez que se independicen evita solucionarles la vida en todo momento; no surtas su despensa, no pagues los servicios básicos, no les des dinero para gastos personales. Porque justamente de lo que se trata es que inicie su vida solo y aprenda a llevar responsablemente sus finanzas y nuevas obligaciones. Desde luego, esto no quiere decir que no habrá ayudas esporádicas cuando se consideren necesarias, ni que dejarás de darle un consejo cuando lo amerite. Al fin y al cabo eres su padre, pero precisamente depende de ti tener hijos exitosos, no les quites esa oportunidad.


¡Ánimo, y hasta la próxima!
Recomendados
Recomendados