Badabun te recomienda

Mira todo lo que te enseña una persona que te agrede e insulta. Aprende a lidiar con ellos

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Siempre habrá, lamentablemente, personas que se empeñen en poner trabas y piedras en nuestro camino. Es una realidad de vida. Por eso debemos encontrar la manera de lidiar con esos seres que nos ofenden con hechos o con palabras. ¿Pero hay alguna técnica para evitar que nos desanimen y nos quiten la energía que nos es indispensable para vivir con armonía?



Estoy convencido de que cuando alguien nos ofende nos ofrece un “regalo”. Puede sonarte extraño, pero sigue leyendo y te explicaré el porqué.


Si no aceptas un regalo que alguien te ofrece ¿a quién le pertenece? Obviamente, al que te lo dio. ¿Qué recomiendas a los niños cuando se quejan si alguien los ofendió?: “¡No le hagas caso!” Y si eso le dices a ellos, ¿por qué tú haces caso a la gente que te lastima?

Al aceptar las ofensas las hacemos parte de nosotros. Por lo general no mantenemos la calma cuando nos lastiman; tomamos el “regalito” y se lo mostramos a cuantos encontramos, diciendo lastimosamente: “Mira lo que me obsequiaron. Me dijeron que yo era esto y lo otro. Además, no di motivo y me siguieron regalando esto y lo otro”.


¿Por qué tomamos cuanta mugre nos dan? Si no mereces ese “regalito”, mentalmente di: “¡Ese regalo no es mío! No lo acepto”. Déjalo ahí; como no es tuyo, que se lo lleve otro; que se quede con él quien te lo ofreció, deja de permitir que te lastimen con palabrerías que lo único que hacen es aportar cosas negativas a tu vida. Lo que esa persona te dice o te hace, habla de ESA persona, no de ti.

A un agresor que molesta solamente por hacerte sentir mal, lo que más le enfada es la indiferencia.  Lo que busca no es ayudarte a ver el error en el que posiblemente estás, sino fastidiarte, provocar que te sientas mal y hacer que te arrepientas por algo que tal vez ni siquiera lo amerita. 

Recuerda que cada experiencia, buena o mala, es una oportunidad de aprendizaje. La forma infalible para alejar de tu vida a esos individuos es que no les prestas atención, que no les des tu valioso tiempo y energía.


No hagas caso a palabras ensalivadas con el veneno de la crítica insana. Escucha, sí, mantente atento a sugerencias para mejorar tu vida, tu forma de ser, aplica un filtro para rescatar lo que te sirva y desecha lo que no aporta nada para tu vida; hazte inmune a la sarna de las ofensas que molestan y desmotivan. Toma las palabras de quien vienen, no conviertas a tus agresores en estrellas de la película de tu vida.

La indiferencia es uno de los males más graves que afectan las relaciones humanas, destruye al amor y, paradójicamente, es también arma fundamental para aniquilar a los necios. Úsala con quienes quieran dañarte.


Tú decides de quién recibes “regalos” y si aceptas la “envoltura”, es decir, la forma como te los entregan. Se asertivo y señala: “Acepto el regalo pero no la envoltura”. Esto quiere decir: “Acepto lo que te molestó, tal vez tengas razón, pero podrías mejorar la forma en que me lo dices”.

Por otro lado, sé precavido en recibir halagos; algunos pueden ser “regalos” encubiertos, lobos disfrazados de ovejas.

Tratar con gente difícil es todo un arte, que puedes desarrollar fortaleciendo tu autoestima y tus estrategias de comunicación. Eres un ser único, lleno de luz, repleto de fortalezas y virtudes; no dejes que la envidia y el veneno de los demás dañen tu alma y acaben con la luz que emanas.


¡Ánimo, y hasta la próxima!
Recomendados
Recomendados