Badabun te recomienda

No arruines el hoy lamentándote por el pasado. Aprende y vive agradecido con lo que tienes

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


El pasado puede significar mucho para aquellas personas que han perdido a alguien, y solamente en el recuerdo han podido reencontrarse con el ser querido que se ha adelantado en el camino. Pero hay una frase muy cierta que en alguna ocasión me dijo mi amiga y terapeuta Gaby Pérez: “El pasado es un maravilloso lugar para visitar, pero no para permanecer ahí”. Efectivamente creamos lazos muy fuertes con la gente que amamos, por ello nos cuesta aceptar que han cumplido su tiempo en este mundo; sin embargo, quedarnos estancados en el ayer no nos traerá nada bueno. Hay que abrazar el pasado de manera positiva, aprender de lo sucedido para no repetir errores y disfrutar los buenos momentos vividos. 



Repasar una y otra vez lo ocurrido no hará un milagro que cambie el curso de la historia. ¡Lo hecho, hecho está y el pasado: pasado es! La única manera de ser felices es aplicar lo adquirido para que el porvenir siempre esté lleno de luz y esperanza. Te aconsejaré algo que he aplicado en mi vida desde que esa frase de Gaby Pérez se quedó dando vueltas en mi cabeza. Desde ese día me propuse visitar el pasado únicamente para recordar los buenos momentos, las anécdotas felices con mis compañeros de escuela, las metas que se convirtieron en realidad y todas las oportunidades que tomé y rindieron frutos en mi vida, pues gracias a eso mi presente está lleno de alegría y prosperidad, además que de ello depende mi futuro, pues ningún aprendizaje habrá sido en vano. 



Otro detalle que he observado es el constante error de pensar que el pasado ha sido la época más gloriosa, lamentándose por su “triste presente”. No permitas que el pasado se convierta en pesada carga, enfócate en el aquí y el ahora, pues aunque las glorias del ayer han servido para construir lo que tienes hoy, tratar de revivir lo ocurrido no te permitirá sobresalir en el futuro. La mente es muy poderosa, y si en ella el pasado es insuperable, lo será.


Me gustaría compartir contigo estos decretos que debes tener presentes cada día de tu vida. No permitas que la nostalgia te atrape y vive agradecido con lo que tienes hoy: 

DECRETO 1. “HOY he decidido mirar con bondad el pasado”. 

Si crees que es imposible hacerlo, repítelo una y otra vez hasta creerlo en verdad pues, como dicen, “empiezo actuando y terminaré creyendo”. Acepta también que no puedes cambiar lo ocurrido, pero no te preguntes ¿por qué? sino ¿para qué? Así no te convertirás en víctima de las circunstancias. 

DECRETO 2. “Lo hecho, hecho está; debo comprenderlo y aceptarlo”

Aunque el pasado haya sido doloroso no vale el arrepentimiento, ya que éste no cambiará nada. NO DEBES estancarte en el recuerdo del amor no correspondido, de los éxitos pasados. De nada sirve decir “Pude haber hecho más…”, “Pude haberlo evitado…”, “Debía estar más a tiempo…”. Lo único que tomarás de las malas experiencias es el aprendizaje, para no cometer los mismos errores en el presente y en el futuro.


DECRETO 3. “Extrañar es un proceso natural, pero no debe ser permanente”.

Agradece lo vivido sin caer en la tristeza y los pensamientos negativos; es lo más saludable para poder enfocarse en el ahora, y el aprendizaje perdurará por siempre. 

Hoy me digo: ¡Ánimo! Porque para quienes no perdemos la fe lo bueno siempre está por venir.

Recomendados
Recomendados