Badabun te recomienda

¿Quieres bajar de peso? 8 consejos para lograrlo fácilmente. La motivación es la gasolina del cerebro

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


Me preocupa ver cómo suben las estadísticas de personas con sobrepeso en México, 70% de la población mayor de 20 años tiene este padecimiento. Nuestro país, tristemente, ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo de adultos. Es tanta la gente que se alimenta en forma inadecuada, que suelen pensar que eso es “normal y aceptable”. “Pues ¿qué importa uno más o uno menos?”. Sin embargo lo único que disminuye es la calidad de vida y, claro, se arriesgan a sufrir una muerte prematura. ¿De verdad crees que no vale la pena mejorar tus hábitos alimentarios?



Quizá sea hora de comenzar un nuevo estilo de vida, uno en el que tu cuerpo y tu autoestima salgan beneficiados. Recuerda que a veces es prudente hacer algunos sacrificios para estar mucho más saludables y gozar de la vida unos años más. No te desesperes, pues a pesar de que es complicado forjar un buen hábito, después de llevar uno muy malo por años, con mucha perseverancia y con el objetivo bien planteado todo es posible.




Aquí te daré unos consejos que podrían serte útiles para mejorar tu alimentación y transformar no solamente tu cuerpo, sino tu estilo de vida. ¡Ánimo! 

1. Comer saludable: toma la decisión y convéncete

Lo que te define como persona no son sólo tus habilidades, sino tu capacidad de decisión; elige ser quien tú quieras. Lo mejor para comenzar un nuevo régimen alimentario es desear en verdad comenzar un estilo de vida más saludable, y hacerlo convencido de que es lo mejor para nuestra salud, no obligado o por compromiso. Deja de pensar “tengo que bajar de peso”, y cámbialo por “quiero bajar de peso”; verás que el poder de tus palabras tendrá impacto positivo en tu actitud; hazlo con la idea de que buscas sentirte mejor y estar saludable.


2. Recuerda el poder que tiene tu mente

Nuestra mente puede ser una gran aliada o nuestra peor enemiga, se debe a que un pensamiento llamado por nuestra mente nos provoca un sentimiento o una sensación, a lo que seguirá una acción. Así que si pones en tu mente este propósito, esa acción será comenzar a tener una vida más saludable, comiendo cosas menos dañinas y cambiando la comida chatarra por frutas y verduras. Piensa en el perjuicio que provocas a tu cuerpo si comes grandes cantidades de azúcar, grasas y carbohidratos. ¿Cómo te verás en 5 años si continúas con esa dieta y sin realizar actividad física?

Te propongo que repitas lo siguiente: “Deseo comer más sano porque me quiero, me valoro y respeto mi cuerpo y, además, porque merezco estar y verme mejor”. De esta manera podrás interiorizar pensamientos positivos.


3. Visualízate

Fija una meta y encuentra tu motivación para lograr un objetivo. Puedes comenzar por escribir en el calendario y establecer una fecha específica en la que quieras llegar a cierto peso o visualiza la talla que te gustaría usar.

Piensa en grande, no solamente a corto sino a largo plazo; enfócate en cuánto quieres bajar y trabaja para lograrlo. Puedes comenzar diciendo: “Voy a bajar 5 kilos en dos meses”. Para concretar dicho objetivo es necesario pesarte, y con alimentación balanceada y una rutina de ejercicio podrás lograr esa meta en el tiempo que has programado.


4. El que persevera, alcanza

“Más vale paso que dure y no trote que canse”. Recuerda que es bueno programarnos para cumplir todos nuestros objetivos y trabajar en ellos de manera continua. Quizá lo más oportuno al principio será fijar 3 metas a corto tiempo antes de ponerte una a largo plazo. Hazlo poco a poco, y de forma realista; cambia primero el refresco por aguas de frutas o jugos naturales, una vez completada dicha meta, se puede incluir aumentar el consumo de frutas y verduras, y cuidar el tipo de aceite para cocinar. Plantea objetivos realistas, que puedas cumplir, para no desmotivarte. Recuerda que a veces por querer abarcar mucho de un solo golpe fallamos y esto suele reducir nuestra confianza. 

5. Vence los obstáculos

Bajar de peso puede convertirse en un martirio, si hay alguien que de manera consciente o inconsciente te desanima y pone ciertas “tentaciones” en tu camino, pero hay que aprender a permanecer fuertes y tener siempre en mente el objetivo deseado. Nunca faltan las típicas amigas que te dicen: “¡Ay no! ¿Bajar de peso? ¡Pero si ni lo necesitas!”, “Se te va a colgar todo cuando enflaques”, “Te vas a ver muy mal; toda flaca, sin chiste”, “¿Para qué quieres bajar de peso?”... En fin, no hagas caso a esos comentarios, recuerda siempre por qué decidiste cambiar tus hábitos alimentarios.


6. Cuidado con las dietas “de moda”

Recuerda que el punto de cambiar la alimentación es para llevar una vida más saludable, así que ten mucho cuidado con las llamadas “dietas o productos milagro”. No confundas “verte bien” con “estar bien” porque hay planes que no son nada balanceados y mucho menos saludables, así como gente tan desesperada por bajar de peso, que se somete a estas dietas extremas y pueden dañar mucho su organismo. 

7. Elige bien lo que consumes

Te recomiendo siempre poner especial atención en los alimentos que consumes; no abuses de los productos con la etiqueta “light”, pues la mercadotecnia no se caracteriza por ser muy honesta, sino más bien engañosa. Evita el consumo de alcohol, ya que tiene casi tantas calorías como las grasas, además de que intoxica tu organismo y no aporta ningún beneficio a la salud.


Trata de cocinar con poca grasa, de preferencia aceite de oliva o de soya, ya que son mucho más ligeros. Elimina la grasa visible de las carnes. Lo mejor que puedes hacer es preparar alimentos a la plancha, al vapor, al horno o guisados en salsa de tomate, en lugar de fritos. 

Las verduras son tus grandes aliadas, ya que te ayudan a reducir la ansiedad de comer de más y son ideales para nutrir tu cuerpo y hacerte sentir saludable. 

8. Mantente hidratado siempre

Los médicos recomiendan tomar al menos 8 vasos de agua al día, ya que el cuerpo humano está compuesto por aproximadamente 70% de ese preciado líquido, por ello es importante mantenernos hidratados. Cuando el cerebro dispara la sensación de sed quiere decir que el proceso de deshidratación ha comenzado y la energía disminuye; es muy común confundir esa sensación con hambre, así que es bueno tomar suficiente agua. La próxima vez que sientas hambre descontrolada toma un vaso de agua, y quizá esa sensación disminuya. 

Espero que estos consejos te sean útiles para comenzar una vida saludable. Mucha suerte, y verás que con dedicación y esfuerzo lograrás todas tus metas.
Recomendados
Recomendados