Badabun te recomienda

¿Sientes que todo lo malo te pasa a ti? Esta es la razón y mira cómo evitarlo

AUTOR DR. CÉSAR LOZANO


He observado últimamente a muchas personas con tendencia a exagerar situaciones del diario; suelen victimizarse con cuestiones cotidianas. Parece una forma de comunicación tomando actitudes negativas, que muchas veces comienza como broma o modo “gracioso” de expresarse. Sin embargo la fuerza del pensamiento y la palabra es descomunal. Muchos individuos con esta tendencia no ven que las cosas no son tan terribles como parecen; en lugar de enfocar su energía en encontrar soluciones, se paralizan lamentándose por lo ocurrido e incluso llegan a pensar que no podría pasarles nada peor. ¿Pero será cierto eso?



Por supuesto que los problemas y las adversidades pueden aplastar el ánimo de cualquiera, pero debemos ser más inteligentes y no dejarnos vencer por las dificultades; saber distinguir entre algo de verdad irremediable y algo pasajero o sin mayor daño. Tomar una actitud de derrota ante situaciones que pueden ser resueltas fácilmente, acostumbrará a nuestra mente a la infelicidad. Lo más peligroso de eso es que nos volvemos muy frágiles, y cuando ocurre algo en realidad desastroso a nuestro alrededor somos incapaces de sobrellevarlo. 



Imagínate. Si te frustras por haber llegado tarde al trabajo y en lugar de buscar una solución, como por ejemplo tratar de dormir un poco más y levantarte media hora antes, te dejas llevar por la ira y el enojo, ¿qué pasará si pierdes el empleo? En otras palabras, si no puedes tolerar una situación que tiene remedio a corto plazo, ¿cómo reaccionarías ante un acontecimiento mucho más complicado? 

Si acostumbras reaccionar con exageración frente a pequeños problemas, cuando se den situaciones importantes (como la pérdida de un ser querido, una enfermedad delicada o el desamor) terminarás con tus ganas de seguir adelante, lo cual es emocionalmente devastador.


Te compartiré un eficaz método que puedes utilizar para evitar que el drama y la negatividad se adueñen de tus pensamientos. Deja atrás esa enfermedad, esa “fatalitis” que se ha apoderado de tu mente; si analizamos todo de manera racional y cambiamos la manera de pensar a un tono más positivo, nuestra vida tendrá mayor sentido. ¿Quieres saber cómo? Te invito a leer los siguientes puntos. 

Elimina los pensamientos irracionales
El psicólogo español Rafael Santandreu, autor de los libros “El Arte de no Amargarse la Vida” y “Los Lentes de la Felicidad”, nos propone aprender a utilizar el llamado “método del debate”, que consiste en dejar fuera frases como “No puedo creerlo”, “No es posible”, “¡Es horrible!”, “No soporto…”, entre otras, ya que nuestra mente procesa cada una de estas simples palabras como una desgracia irremediable.


Recuerda que la mente es una herramienta muy poderosa. Debes aprender a poner límites a esos pensamientos negativos, de lo contrario podrías estar envenenando tu propio subconsciente y convertirte en víctima del pesimismo. La mejor manera para liberarte de estas creencias irracionales es analizar que realmente las cosas no son tan malas como parecen. 

Cambia esos conceptos fatalistas por frases positivas
Tienes que dejar atrás los pensamientos que te convierten en víctima. Aquí un ejemplo: en lugar de decir “No puedo creer que seas tan irresponsable, por eso todo te sale mal”, es mucho más objetivo “Me molesta la irresponsabilidad, y realmente sería mejor para todos que afrontaras tu actuar, pero no por eso me voy a amargar el día”. ¿Verdad que no es difícil? Unas palabras de aliento siempre serán mejor entendidas que cualquier reclamo. 

En lugar de exigir con dolor “¿Por qué no me valoras, es que ya no me amas?” puedes plantear las cosas de manera más razonable como “Me gustaría que de verdad valoraras mi compañía, pero mi felicidad no puede depender de una persona”. El mensaje queda mucho más claro, ¿verdad?


Por más complicada que luzca una situación, hay que mantenernos siempre en estado de tranquilidad y jamás dejarnos llevar por la negatividad. Ten en cuenta que la fortaleza proviene de la mente y la razón, evita convertirte en víctima de tus propios delirios, lo más importante no es lo malo que pasa en tu vida, sino la actitud con la que afrontas esa desventura. 

No dejes que lo malo te derrote, utiliza el método del debate para convertir esa negatividad en algo productivo y positivo. Te deseo un excelente día y espero que esta técnica sea de mucha utilidad en tu vida. ¡Ánimo, y hasta la próxima!
Recomendados
Recomendados